Nuestro organismo tiene la capacidad de hacer frente a la agresión de agentes externos. Gracias a este sistema estamos protegidos de procesos infecciosos causados ​​por bacterias, virus y agentes nocivos. Aún así, a veces debemos estimularlo para que nos proteja realmente. ¿Sabes a qué nos referimos? Seguro que has oído hablar del sistema inmunitario.  Es decir, la capacidad de nuestro organismo para hacer frente a la agresión de agentes externos.

Gracias a este sistema estamos protegidos de procesos infecciosos causados ​​por bacterias, virus y agentes nocivos. Cuando nuestro organismo se enfrenta a un germen, es capaz de reconocer al agente agresor e iniciar una serie de acciones encaminadas a eliminarlo.

Cuando, por la razón que sea, no puede hacer esta acción correctamente, puede haber consecuencias muy importantes. Así pues, podemos hablar de diferentes tipos de inmunidad:

  • Inmunidad innata: Sistema de defensa con el que todos nacemos.
  • Inmunidad adquirida: Se desarrolla cuando nos enfrentamos a diferentes agentes nocivos.
  • Inmunidad pasiva: La obtenemos a partir de defensas que se producen en un cuerpo diferente al nuestro. Un ejemplo es la protección que obtienen los bebés de la leche materna. Confiere protección inmediata pero no tiene efecto a largo plazo.

Es interesante saber que la vacunación es un sistema de inmunización que hace desencadenar la respuesta inmunitaria en el cuerpo de la persona que recibe la vacuna.

¿Qué se puede hacer para disfrutar de un sistema inmunitario fuerte?

Siempre recordando que no tenemos que hacer uso de productos que no nos ofrezcan suficiente confianza, es interesante conocer las propiedades que tiene la Echinacea purpurea.Es una planta con flores de color violáceo y que puede llegar a tener una altura de 150 cm.

Vídeos destacados del día

Se utilizan las flores, las hojas y las raíces para hacer productos fitoterapéuticos.

El efecto principal de los preparados a base de equinácea es la estimulación de las defensas del organismo. Sirve para reforzar nuestro sistema inmunitario y, por tanto, prevenir resfriados y gripes y favorecer la recuperación de procesos febriles de las vías respiratorias.

La equinácea tiene una acción antiinflamatoria e inmunomoduladora. Ya hemos dicho que estimula el sistema inmunitario y, por tanto, nos puede ayudar en la prevención en casos de sensibilidad a los resfriados y como tratamiento de los resfriados asociados a fiebre.

Recordad que: #Medicina natural #Calidad de vida

  • Nuestro sistema inmunitario nos defiende frente a agentes nocivos.
  • La inmunidad nos confiere defensas suficientes para evitar una infección o enfermedad.
  • La equinácea es una planta conocida desde hace mucho que estimula el sistema inmunitario
  • Nos puede ayudar en la prevención o el tratamiento de procesos catarrales.