El tarro de calma también se suele conocer como la botella o el frasco de la tranquilidad. Es un instrumento muy relacionado con el método Montessori de la educación y que se utiliza para calmar y tranquilizar a los #Niños después de una pelea o después de un ataque de llanto. De hecho sirve para consolar a nuestros hijos después de un momento traumático y hacer que esté más abierto y receptivo a las enseñanzas de los educadores y padres de familia.

El propósito del tarro es que el niño se centra en el presente, olvidando el hecho traumático y que logre tranquilizarse de forma natural. Para lograr este efecto el frasco debe estar lleno de pedrería de colores, que al moverlos por los adultos sacudiendo la botella cree un efecto iridiscente y brillante.

El niño mira el movimiento tan colorido y brillante del tarro y eso lo evade de pensamientos sombríos. Ideal para quiénes buscan una calma inmediata y serena.

Sencillo, ¿no os parece? Es un método completamente natural, que utiliza la voluntad del pequeño para centrar su atención en los elementos brillantes, de colores y que se encuentran en movimiento, por lo que se puede utilizar con confianza cada vez que hay un incidente traumático como una bronca, e también cuando se rompe algo o incluso cuando el niño tiene un capricho que hace que empiece a llorar.

Hay muchas formas de realizar el tarro de la calma de Montessori. Simplemente necesitáis una botella, frasco o tarro de vidrio o de plástico del tamaño deseado y un poco de brillo de color. Y poner agua en su interior para que el brillo se mueva por ella cuando lo agitamos.

Vídeos destacados del día

Se recomienda poner un poco de pegamento en la tapa para que el agua no salga cuando lo agitamos. A modo que quede bien sellado. 

Y dentro de la gamma de colores es recomendable usar aquellos que den serenidad. Sería una buena elección emplear tonos verdes, azules o morados e intentar evitar colores como el rojo. La cromoterapia es otra parte de este sencillo método que influye en el estado de ánimo de los niños. #Medicina natural #Calidad de vida