La dieta Four Energy reequilibra el estado de ánimo en tan sólo 4 días. ¿Te sientes cansado, desanimado o en baja forma? La culpa puede ser de Alimentos con alto índice glucémicoVamos a ver cómo podemos reparar estos daños de la forma más rápida y sana.

Primer y segundo día

Para recuperar el buen estado de ánimo sólo necesitas 4 días siguiendo una dieta con alimentos energizantes y verás como logras reequilibrar el organismo a su estado natural de salud. Estos alimentos introducidos en el cuerpo ayudan a restaurar la flora bacteriana y el colon.

Durante los dos primeros días aquí esto es lo que se recomienda comer a lo largo del día:

- Desayuno: 1 huevo hervido o 1 sándwich con salmón y queso ricotta.

- Almuerzo: 1 yogur natural con frutos secos, arroz o helado de fruta con un poco de chocolate (chocolate negro, a poder ser con un alto contenido en cacao, más del 70% de cacao).

- Merienda: centrifugado de verduras añadiendo siempre un poco de manzana.

- Cena: calamares, pulpo y verduras cocidas.

Tercer y cuarto día

¿Has logrado superar los 2 primeros días? Perfecto, ya estás a mitad de camino. Es más fácil de lo que parece. Ahora llegan los dos últimos días (los más duros).

En estos dos días tenemos que ser más constantes en el seguimiento del programa de alimentos eficaces para conseguir esta restauración orgánica y el posterior retorno del buen humor. Esto es lo que debemos comer:

- Desayuno: leche fermentada y  blanco sin azúcar, arroz cocido con leche (aproximadamente 50 g) o 3 galletas con miel.

- Merienda: 1 fruta

- Almuerzo: todo a base de fruta, 1 plátano y medio kilo de uvas (de temporada) de lo contrario optamos por peras y manzanas.

- Merienda: 1 fruta

- Cena: yogur natural (unos 250 g) y dos cucharadas de linaza (semillas de lino); alternativamente, 80 g de arroz con 3 nueces.

Siguiendo esta dieta de cuatro días volverás a sonreír y tendrás mucha energía.

Vídeos destacados del día

Para los más exigentes en la mesa se puede sazonar la comida con fito-suplementos: semillas de cáñamo y lino. Para dar un toque de sabor y para complacer al paladar y por qué no ... ¡buen humor!