El té se obtiene por la infusión o el secado de las hojas de una planta perenne que pertenece al género de la camelia, dividida por los botánicos en dos especies: la Sinensis, originaria de China, y Assamica de la India. Del primero se obtiene el té verde, blanco, rojo y oolong; del segundo se originan los negros.

Las diferentes variedades se diferencian en el grado de fermentación: los negros se fermentan, el verde es sin fermentar y el oloong es semifermentado. A éstos se añaden los tés blancos, llamados así porque se obtienen de cogollos con una pelusa blanca, justo antes de su eclosión. 

El proceso de trabajo con el secado de los brotes al aire libre determina la cantidad de antioxidantes, polifenoles y flavonoides de cada té

Poco cafeína con el té amarillo 

El té amarillo es un semi-fermentado y el proceso de trabajo es similar al de té verde, excluyendo el proceso final.

También es de origen chino, es muy valioso y de producción limitada. De sabor dulce y tostado como el chocolate y el café pero con muy poca cantidad de cafeína se puede tomar a diario.

Digerir con té rojo

El té rojo, es un post-fermentado del Yunnan, el resultado de un proceso de fermentación particular que caracteriza el sabor típico de la tierra mojada y aporta muchos beneficios a la salud. Es rico en flavonoides, polifenoles, vitamina C y minerales. Tiene propiedades digestivas, antiespasmódicas e inmunoestimulante. Su pobreza de cafeína permite el uso diario. 

Las virtudes de oolong como té adelgazante

El té Oolong es un producto semi-fermentado de China y Taiwán. El proceso implica el secado de las hojas en el sol con la posterior trituración. Tiene las propiedades antioxidantes del té verde y las estimulantes del té negro.

Vídeos destacados del día

Gracias a la presencia de la cafeína y las catequinas, las cuales ayudan a aumentar el metabolismo del organismo, es un gran aliado en dietas de adelgazamiento. 

Tomar té negro en lugar de café

El té negro clásico está totalmente fermentado. Su sabor es intenso y con cuerpo, con un color ámbar. Tiene, de lejos, la mayor cantidad de cafeína de todos los tes (por eso se considera como sustituto del café). También es rico de teofilina y se usa en el tratamiento del asma y la bronquitis.

Combatir los radicales con el té verde

Por último, el té verde. Es rico en ingredientes activos como el potasio, manganeso, fluoruro de magnesio, vitaminas K, B, C, taninos y zinc (muy útil para fortalecer el cabello y las uñas), su alto poder terapéutico es conocido en la medicina china desde hace más de 3.000 años. Los polifenoles presentes en este tié actúan contra los radicales libres y anti-cancerígenos, y también es un gran fortalecedor del sistema inmunológico.

Gracias a sus numerosas propiedades y matices aromáticos, se pueden acompañar con cualquier comida.

Con carnes blancas va maravillosamente bien el Oolong, con los pescados mejor tés verdes o ahumados, los negros de sabor fuerte es bueno combinarlos con Alimentos bien picantes, carnes rojas y quesos. Y después de cada comida se puede añadir un té blanco.