Está claro que todos queremos tener a nuestro lado a una persona que nos quiera, nos respete, nos de cariño, nos dedique tiempo...etc, pero a medida que la relación de pareja avanza y la convivencia pasa a formar parte de nuestra nuestra vida, surgen problemas aparentemente nuevos que nos cogen por sorpresa y nos hacen plantearnos si esa es la persona adecuada:

  • ¿Cómo te hace sentir cuando estáis juntos?: si el estar a su lado es una actividad agradable la mayor parte del tiempo y te hace ser tú realmente, esa persona merece permanecer en tu vida. Un factor de gran importancia sobre la relación es la sensación general que percibas, fuera de racionalizaciones y de juicios.
  • ¿Suelen darse momentos incómodos?: si es habitual no estar a gusto con tu pareja, querer que el tiempo pase deprisa o aburrirse con cualquier actividad que realicéis juntos, deberías plantearte qué te está aportando seguir con la relación. Quizá sea una crisis pasajera, quizá algo que vaya in crescendo, de modo que piensa bien las cosas antes de "atarte" a algo en lo que no confías.
  • ¿Hay unas rutinas demasiado establecidas?: es posible que tengas una percepción de la relación como de algo monótono y sin sentido, más bien una obligación que una manera de disfrutar junto a esa persona, de modo que si todas vuestras actividades se pueden calificar como "rutinas" deberías pensar en un cambio.
  • ¿Tienes miedo a expresar lo que piensas?: si tienes que fingir, apártate de esa relación. A la larga no te va a resultar beneficioso ni mucho menos sencillo ser feliz con esa persona. Lo que ahora puede parecer bonito o tal vez simplemente sobrellevable, con el tiempo puede convertirse en una verdadera pesadilla.
  • ¿Te sientes atado a la relación?: si piensas que ya no hay vuelta atrás y sientes en demasiados momentos que estás con tu pareja simplemente por comodidad, por compromiso o por planes de futuro que deben llegar, posiblemente esos momentos se multipliquen de forma directamente proporcional al tiempo que paséis juntos.
  • ¿Tiene miedo al compromiso?: descubre qué opina tu pareja sobre la idea de comprometeros y hacer planes futuros. Es posible que difiráis en demasiadas cosas y que eso con el tiempo se convierta en un verdadero problema.
  • ¿Cuáles son sus preferencias?: esta pregunta no quiere decir que deba vivir siempre por y para tí, simplemente es para que reflexiones sobre las verdaderas motivaciones de tu pareja y su sentido de la responsabilidad. 

El consejo más útil que puedes seguir es tan simple como este: conoce a la persona a fondo e intenta no tener prejuicios ni vivir constantemente en un estado de ansiedad por lo que puede llegar o no llega. Disfruta el tiempo que estés a su lado y jamás pienses en estar con él/ella por mera necesidad.

La felicidad es una elección, no una suerte.