Puede que te encuentres entre esa mayoría de personas que suelen vivir teniendo muy presentes todos los problemas e incluso creando con frecuencia algunos nuevos, y sabes muy bien que esto tarde o temprano acaba afectando a terrenos de tu vida como la tranquilidad, la calma y cómo no, tu relación de pareja.

Ser feliz no es complicado si aprendes en primer lugar, a identificar los problemas que te bloquean y posteriormente, a lidiar con ello y poner medios:

Problemas más comunes

Además de esas incómodas circunstancias con las que sabes que día a día te encuentras, aquellas que no te permiten (en teoría) alcanzar el bienestar completo, es necesario que sepas que muchos de los muros que te separan de la felicidad son construidos por tí mismo.

Analicémoslos mediante una sencilla clasificación:

  • Culpabilidad: quiere decir aquellos problemas que vienen de acontecimientos pasados, quizá malas decisiones, discusiones en pareja o interpretaciones que realizaste en su momento, y que te inmovilizan en el presente. Esos flashbacks que vienen una y otra vez a tu mente y que se convierten en una pesada carga.
  • Preocupación: esos pensamientos que te acechan sobre el futuro y que no te dejan concentrarte en lo que estás viviendo. Pueden provocarte una gran ansiedad y te condicionan a vivir pensando todo el tiempo en lo que quieres que pase o en lo que no quieres que pase.

Tu situación actual

Todo lo anterior deriva en una inseguridad constante y una especie de intranquilidad que no te permite ser feliz con tu pareja de manera plena, siendo, la gran mayoría de las veces, foco de discusiones interminables que quedan sin aclarar.Quizá sientes que nada te llena, y que incluso cuando crees estar contento con todo hay algo que no te resta libertad, algo con lo que cargas. Te acechan dudas constantes como "¿estará pensando en otra persona?","¿es feliz conmigo?","¿me guarda rencor desde aquella última discusión?","¿me va a dejar?".

Vídeos destacados del día

Qué hacer para solucionarlo

No creas que es complicado dar con una solución a este tipo de problemas, ya que más bien es cuestión de aprender a identificarlos y saber que el dueño absoluto de tu vida eres tú. 

El mejor consejo en estos casos es tan simple como efectivo: "vive el presente"

Así es, cíñete al momento actual en el que te encuentras y piensa cuánto tiempo vas a pasar en un estado que no te conviene, qué vas a solucionar de esta manera y cómo podrías hacer que todo fuera mejor.Es fácil, si vives disfrutando el ahora, nada del pasado puede llegar a ser una carga, porque allí quedo, y nada del futuro puede ser una preocupación, ya que es el presente lo que realmente importa. Lo único que tienes de verdad.

Existe una forma de meditación muy novedosa y que está dando excelentes resultados llamada Mindfulness [VIDEO] que podría ser una fuente de inspiración a la hora de vivir tanto contigo mismo como con tu pareja.

Si sigues este consejo todo mejorará de forma significativa antes de que te des cuenta, y ser feliz en tu relación de pareja no será un propósito, sino simplemente un hecho.