¿Quién no ha sufrido celos alguna vez? La realidad es que este sentimiento aparece con mucha frecuencia en la sociedad en la que vivimos. El miedo a que nos sea arrebatado lo más valioso que tenemos se hace cada día más grande y nos impide incluso llegar a disfrutar de la relación.Nos preguntamos a menudo el por qué, el cómo podríamos hacer desaparecer esa horrible sensación que nos persigue allá donde vamos y nos asalta con pensamientos intrusivos que sólo generan malas sensaciones.Una vez hemos reconocido el problema, el siguiente paso es determinar la causa para de esta forma saber lidiar con él:

¿De dónde viene el problema?

La causa no es otra que la necesidad latente de poseer cada vez más. Cuando nos limitamos a percibir las cosas como objetivos que alcanzar y poseer, además de ser un imposible constante y un hueco que jamás podremos llenar, esas mismas cosas nos acaban poseyendo a nosotros.No es perjudicial desear a alguien, tampoco querer que permanezca a nuestro lado, pero el problema surge cuando de verdad creemos que no podríamos ser felices sin esa persona.

El peor error que podemos cometer es el de necesitar, sin límites. Nos sentiremos constantemente amenazados por cualquier elemento del entorno que pueda generar que nuestra pareja nos abandone, ya que perderemos nuestro bien más preciado.

Lo fundamental es convencernos de que no poseemos nada, de la misma manera que nada nos posee a nosotros.

¿Cómo podemos solucionarlo?

No hay un truco para dejar de tener celos que resida en un factor exógeno, por lo que debemos lidiar desde el primer momento con nosotros mismos a fin de cortar el problema de raíz.

Pensemos en las necesidades como tal: ¿Qué son realmente? ¿Cuáles son? Necesidad es aquello imprescindible para nuestra supervivencia, por lo que no conforma una larga lista de cosas. Más bien se trata de elementos muy básicos, como son comer, beber y dormir.

Vídeos destacados del día

Necesidades son las cosas sin las que no podríamos ser felices, y por suerte para nosotros, siendo realistas, son poquísimas.

De modo que algo muy beneficioso será pensar en qué papel ocupa esa persona realmente en tu lista de cosas imprescindibles para vivir. Piensa entonces en todas las áreas de tu vida que continuarían si la relación terminara y que podrían aportarte felicidad:

  • Compromiso social
  • Estudios
  • Satisfacción con tu puesto de trabajo
  • Ayuda humanitaria
  • Amistades
  • Familia
  • Arte (estudiar música, pintar, dibujar...)

Y así, todo lo que se te ocurra para ampliar esta lista de deseos. Lo más importante es que aprendas a distinguir en todo momento "deseo" de "necesidad". Lo primero puede ayudarte a lograr objetivos, puede aportarte felicidad, pero puedes vivir sin ello. Así que cuando los celos se presenten en tu cabeza haciéndote sentir amenazado, piensa con claridad e interioriza esto:"Deseo que esa persona forme parte de mi vida, pero no la necesito para ser feliz" #Medicina natural #Calidad de vida #Mujer