Después de los excesos navideños, toca ponerse en forma y “limpiarnos” bien por dentro; así que, que mejor forma para limpiarse que con el agua, si, por muy tópico que suene, el agua. A la cual, parece que solo echamos cuentas en verano pero que es esencial para nuestro organismo ya que un 75% de los músculos, un 90% del cerebro, un 22% de los huesos y un 83% de nuestra sangre son agua.

Teniendo en cuenta todo esto, habrá que concienciarse de la importancia que tiene beber agua, no solo porque nos lo digan, si no porque estamos hechos de agua y por lo tanto hay que reponerla.

Una buena información nos llevará a tener un hábito sin ningún tipo de esfuerzo.

Beneficios del agua en nuestro organismo:

-Beber agua con el estómago vacío. Beber un vaso o dos de agua en ayunas, al igual que nos levantamos y nos lavamos la cara para desperezarnos, vamos también a activar nuestro cuerpo por dentro, de manera que tendremos algunos beneficios como la regulación de la temperatura interior, la hidratación de nuestros órganos vitales, la mejor absorción de los nutrientes y la oxigenación de las células.

-Beber agua durante el resto del día. Los expertos recomiendan beber 1 litro de agua por cada 25 litros de nuestro peso, pero no se trata de beber todo de golpe y olvidarnos el resto del día, imagina una planta que necesita su dosis de agua y le pongo toda la necesaria para la semana de golpe, automáticamente la va a desechar por debajo, en este caso lo que tendré que hacer es ponerle cada dos días una poca.

Vídeos destacados del día

Pues igual con nuestro organismo, si tenemos que beber una cantidad diaria tendremos que racionarla poco a poco, para que vayamos asimilándola e hidratando.

Algunos trucos para que no se nos olvide beber agua:

Lo ideal es tener una pequeña botella cerca de nosotros/as, así mientras estamos trabajando, estudiando o leyendo, la tenemos accesible y presente.

Y si no te atrae la idea de beber agua sin más, puedes añadirle un poco de limón sumando así la propiedades de la vitamina C, entre otras.

Otra forma de beber agua sin apenas darnos cuenta, es con alguna infusión. Hay numerosas plantas que aparte de su buen sabor nos aportan innumerables beneficios, como por ejemplo la manzanilla o el te. Lo mejor es evitar azucararlas.

Pero ojo, debemos tener claro, que es agua y que no es agua, porque mucha gente piensa, “yo no bebo agua pero bebo muchos líquidos” (como zumos o refrescos), ESO NO ES AGUA y el cuerpo lo asimila como #Alimentos.

También tenemos que tener en cuenta, que el agua que bebemos mientras y después de hacer ejercicio, va a parte, ya que en este caso lo que estamos haciendo es reponer la que hemos perdido a través del sudor.

 El agua y por ende una correcta hidratación, debe formar parte de nuestro estilo de vida. #Calidad de vida