Llegó el frío y los cambios drásticos de temperatura, sobretodo entre interior y exterior. Todo ello puede perjudicar a nuestra salud, pero también a nuestra piel. Es muy sencillo cuidarla para que tengamos una piel bonita, suave, luminosa, radiante y perfecta.

La mayoría de las personas cuidan más su piel en verano porque son conscientes de la exposición al sol y la falta de hidratación  que puede sufrir. Pero en invierno, los cambios climatológicos, la exposición a cambios bruscos de temperatura y el sol están presentes y por ello es recomendable cuidar también nuestra piel en esta época del año.

Con un par de consejos, muy sencillos, podemos lograr que nuestra piel siga luciendo perfecta en estas fechas y no estropear el trabajo que tanto nos ha costado tenerla en verano.

 Hidratación:

La hidratación en la piel es un factor muy importante. Los cambios de calor a frio que sufrimos en esta época pueden ocasionar que nuestra piel se deshidrate y por ello puede terminar estando reseca.

Hay que tener en cuenta que las cremas hidratantes faciales que utilizamos en verano son un poco más ligeras, por lo que es aconsejable tener una crema con una mayor hidratación, pero aun así que siga siendo liviana. Las cremas más densas es mejor utilizarlas para el resto del cuerpo y así mantenerlo hidratado en invierno

 Protección solar:

Aunque nos levantemos en un día gris, el sol sigue ahí, detrás de las nubes. No hay que olvidar que los rayos UVA son malísimos para nuestra piel, por lo que es mejor utilizar algo de protección solar para evitar males mayores. No es necesaria tanta protección como en verano, una protección  del 5 al 15 es suficiente, todo depende de nuestro tipo de piel y de la sensibilidad al sol que tengamos.

Vídeos destacados del día

Un truco es utilizar una crema hidratante que contenga protección solar, son muchas las que la tienen incorporada y de esta forma hidratamos y protegemos nuestra piel.

 Los labios:

Los labios son una de la parte del cuerpo que mas sufre con el frío. Es normal tenerlos irritados, estropeados o incluso con pellejillos ocasionados por el frio.

¿Cómo podemos solucionarlo? Es muy sencillo:

  • Exfoliar: En el caso de tenerlos con pellejillos tenemos que exfoliarlos. Un proceso muy sencillo pero a la vez de lo más eficaz, es coger un cepillo de dientes, mojarlo bien en agua y pasarlo suavemente por los labios. De esta manera retiraremos las células muertas que también están presentes en los labios y conseguiremos tenerlos más suaves
  • Hidratar: Es esencial hidratar nuestros labios siempre, pero en invierno aún más. Consigue un buen bálsamo labial o incluso vaselina o cacao para tenerlos nutridos he hidratados. De esta manera cuidaremos su apariencia y evitaremos que se irriten o resequen.

 Las manos:

Las manos son otra de las partes del cuerpo que más están expuestas al frío.

Es normal que en invierno las veamos más secas y sensibles. La solución es muy sencilla, mete en tu bolso una crema hidratante de manos y utilízala siempre que la necesites.

 La temperatura de la ducha:

Si llegamos a casa muertas de frío, lo que queremos es una buena ducha o baño con agua caliente. Hay que tener cuidado con esto porque el agua caliente, al entrar en contacto con la piel fría puede tener los mismos efectos en la piel. Por ello es mejor lavarnos con agua templada.

Si ves que te cuesta mantener estas rutinas hay una aplicación genial para recordártelo y convertirlo en una rutina.