RECONOCE las trampas que te pone la mente.

Las llamadas creencias limitantes: convicciones a veces muy profundas e incluso inconscientes que pueden boicotear el propósito de dejar de fumar. Algunas típicas son: “Yo no puedo o no quiero”. “Lo dejo seguro en (aquí siempre va una fecha del futuro)”. “Si dejo de fumar me engordaré”. “Si dejo de fumar estaré más ansioso”. Y un largo etcétera. Identifica las tuyas y comprueba su poca consistencia.

CONCRETA tu motivación.

¿Por qué quieres dejar de fumar? La salud es una motivación evidente, pero quizás tienes alguna otra que para ti tiene la misma fuerza o incluso más que la salud.

Concrétala, escríbela, dísela a tus familiares y amigos. Una buena idea es hacer un cálculo de cuanto te gastas en tabaco al mes.

INFÓRMATE de cómo actúa la nicotina.

Hoy en día se sabe que la nicotina es la droga más adictiva que existe. La pregunta es: ¿Por qué es legal? Aparte de intereses económicos obvios yo creo que la larga tradición sociocultural ligada al tabaco nos hace verlo como una droga inofensiva y por tanto, no provoca el miedo y la prevención que producen otras drogas. Entérate de cómo actúa la adicción a la nicotina, te ayudará a entender esa necesidad de encender otro cigarrillo.

ANTICÍPATE, aprende de intentos anteriores.

Si no es la primera vez que dejas de fumar recuerda el primer cigarrillo que fumaste después de dejarlo. No lo interpretes como un fracaso. Recuerda los detalles con tanta precisión como puedas.

Vídeos destacados del día

Intenta recordar lo que pensaste, el entorno, el momento…. En los anteriores intentos puedes encontrar tu piedra de tropiezo, puedes reconocer dónde están tus dificultades.

OBSERVA: hábitos, rutinas y situaciones que te invitan a fumar.

Es muy importante que hagas esta observación antes de dejarlo. Te ayudará a planear la estrategia para que los primeros días sin fumar sean más fáciles. También es muy posible que cambiando estos hábitos dejes de fumar algunos cigarrillos de forma natural e incluso quizás puedas comprender alguna de las razones por las que fumas.

CUÍDATE: ejercicio, descanso, relajación y alimentación.

Son de gran ayuda además de básicos para mejorar tu salud. Dejar de fumar puede ser la perfecta ocasión para introducir nuevos hábitos saludables en tus rutinas diarias.

BUSCA ayuda.

Puede ser una buena idea buscar la ayuda de un especialista que te enseñe nuevas técnicas, te acompañe y anime. Hoy en día hay multitud de métodos y terapias que ayudan a que dejar de fumar no sea traumático. La hipnosis es una buena opción, también el coaching, las terapias corporales y técnicas de respiración. Desconfía de los tratamientos que ofrecen nicotina en cualquiera de sus formas.

 

Dejar de fumar con hipnosis naturalista

Y para no engordar: 7 alimentos que hinchan

Más para dejar de fumar