Desde hace un tiempo parece que cuanto más desaliñado va un hombre más interesante es, el metrosexual se está quedando atrás dando paso a otro tipo de hombre menos arreglado este estilismo como algunos lo llaman empezó hace algún tiempo con los  adolescente de pantalones caído el pelo alborotado camisetas rotas y la gente de veinticinco a cuarenta poníamos el grito en el cielo más que nada porque los llamados metrosexuales eran todo lo contrario.

Los hombres empezaron a cuidarse a usar cremas faciales no solo encontrabas en los baños de las casas lociones para el afeitado también cremas hidratantes exfoliantes aceites para el cuerpo y una gran mayoría empezó a depilarse todo el cuerpo  a ir a saunas, salones de belleza a cuidar las manos  o sea en general a hacer aquello que antes criticábamos tanto de las mujeres que se pasaban dos horas en el baño preparándose para salir.

El culto al cuerpo pasó a ser tan importante como la alimentación el ejercicio marcar abdominales vestir con un estilo fiel sin disfrazarse por supuesto  seguir las tendencias y adecuarlas a tu forma de ser.

El pelo era muy importante ponerse productos para el cuidado asesorarse en estilos de corte y teñido y buscar lo que más te pueda favorecer. El olor también se cuidaba, se acabó oler a macho ibérico, y comprarse una buena colonia era imprescindible

Pero como dije al principio la tendencia que está haciendo temblar al metrosexual se hace llamar lumbersexual ¿Qué es un lumbersexual ? se preguntaran muchos y muchas, pues casi  lo contrario  al metrosexual son hombres desaliñados con barba de dos o tres días amantes de camisas a cuadros pantalones rotos casi asilvestrado vinculado a la figura de  nuevo   hippie le gusta la naturaleza pero cuidando al detalle su dejadez su pelo cuanto más descuidado y alborotado mejor.

Vídeos destacados del día

Pero todo esto no les quita belleza, siempre tienden a ser hombres muy atractivos.

Al parecer esta tendencia en una invención de la mujer un poco cansada del hombre casi de un perfil femenino cuidando hasta el último detalle de su físico y perdiendo en algunos casos su masculinidad y buscando ellas el retorno de la virilidad perdida del hombre en algunos casos este estilo se asemeja al de un rudo leñador lo que siempre se llamó macho ibérico.

Demos la bienvenida a las nuevas tendencias pero respetando claro esta todas las demás el ir desaliñado de vaqueros gastados y rotos camisas de leñador camisetas barias etc.  No significa que descuiden la higiene y los buenos modales  solo son tendencias que se van creando según la necesidad del momento  y que con el tiempo darán paso a otras mejores o peores todo depende de quien las mire. Si las analiza gente de cincuenta o más años  seguro que no lo verán con los mismos ojos  que los de veinte a treinta tantos, después de todo el civismo la educación y el saber estar es lo que tiene que primar sobre todas las cosas y modas .