Tras la revolución vivida en el mundo del maquillaje gracias al contouring, damos un paso más y lo extrapolamos al pelo. El haircontouring consiste en esculpir la forma de la cara gracias al cabello. Con esta nueva técnica podrás sacarle más partido a tus facciones, simplemente jugando con el color, corte y peinado.

¿ Cómo esculpir la forma de la cara con el cabello?

Trataremos distintos aspectos que influyen a la hora de moldear las facciones de la cara con el cabello. El color resulta bastante importante ya que provoca distintos efectos y es un buen truco jugar con tonos claros y oscuros para lograr dar distintas profundidades.

Sin embargo, tampoco nos podemos olvidar del corte de pelo. Gracias a ello podremos definir, potenciar o disminuir rasgos.

  • Color: Dependiendo del tono de tu piel te interesará más un tono u otro para tu cabello. Si tienes la piel muy clara, te favorecerán más los tonos dorados, avellana y los cobres ligeros. Si tu cutis es más oscuro y deseas aportarle más luminosidad, los marrones con reflejos rojizos o cobrizos te ayudarán.
  • Rostros redondos: este tipo de facciones suele querer alargar visualmente el rostro, para ello hay que lograr looks que aporten volumen en el área superior de la cabeza y se lo reste en los laterales. Además, para jugar con las profundidades, se deben aplicar los tonos más claros alrededor de la línea del cabello, de oreja a oreja, mientras que los colores oscuros deben ser extendidos de medios a puntas.
  • Rostros alargados: en este caso, buscaremos acortar el rostro. Para ello, debemos buscar un diseño que otorgue volumen lateral. En cuanto al color, debemos aplicarlo de forma distinta a las caras redondas: se aplicarán los tonos más profundos en las raíces para ir degradando progresivamente hasta ir fusionándose con las puntas, las cuales deben quedar mucho más claras.
  • Rostros cuadrados: para disimular las facciones cuadradas, se suele buscar un corte más ovalado. Para ello, se debe jugar con una mezcla de tonos chocolate y avellana desde la raíz, empezando a degradar en tonos más claros desde las sienes al comienzo de la mandíbula, donde de nuevo los tonos oscuros volverán a reaparecer de forma más intensa.
  • Rostros en forma de corazón: el problema en estas facciones es compensar la amplitud de la frente. Para ello, se debe iluminar la mitad inferior de la cara. En este caso, se parte de un tono más oscuro de raíz a orejas, para ir degradando hasta las puntas en tonos más luminosos. 
  • Peinados: Si quieres enfatizar más tus facciones, apuesta por cabellos muy pulidos, rayas marcadas y el pelo bastante pegado a la cabeza. Si por el contrario buscas suavizar tus rasgos, opta por melenas con volumen y desenfadadas.

En definitiva, resulta una técnica novedosa que te ayudará a encontrar el look que mejor se adapte a lo que deseas con tan sólo una visita a la peluquería, eso sí, no olvides seguir cuidando tu cabello de forma correcta, sobre todo al recurrir a tintes.

Vídeos destacados del día

#Google #Calidad de vida #Mujer