En estos últimos años, la depilación láser está cada vez más presente en nuestros rituales de belleza. Se trata de un método de depilación permanente (o casi) que podemos aplicar en cualquier zona de nuestro cuerpo.

De entre todos los métodos de depilación láser, el más novedoso por el momento es el láser Diodo Soprano (o el Láser Diodo Soprano XL). A diferencia de otros métodos, resulta mucho menos doloroso y menos dañino para la piel, ya que actúa directamente sobre los folículos capilares calentándolos a una temperatura de 45 ºC. También es cierto, que al ser menos agresivo, se necesitan de más sesiones para lograr resultados permanentes (unas 6 sesiones de media).

Sin embargo, es más efectivo en cualquier tipo de vello, aunque sea más rubio o se tenga la piel bronceada.

¿ Cómo es el proceso de depilación con el láser Diodo Soprano?

Es importante verificar primero que el centro de estética cuenta con profesional médico cualificado para aplicar este método.

A la hora de acudir a la primera sesión de depilación, debes rasurarte la zona que deseas depilar 24 horas antes de dicha sesión. La duración de cada sesión va en función de las zonas a tratar, por ejemplo, una sesión que incluya axilas, ingles brasileñas y medias piernas tendrá una duración aproximada desde 45 minutos a 1 hora. 

En primer lugar, se coloca unas gafas que protegen la vista del láser. Luego, la persona encargada de realizar la depilación, dibujará sobre la piel del cliente unas marcas que le ayudarán a identificar qué zonas ha ido tratando durante el procedimiento, y aplicará en la zona a tratar un gel que actúa como conductor y permite que el cabezal de la máquina se deslice con facilidad.

Vídeos destacados del día

Este gel da una sensación fría sobre la piel. Tras esto, poco a poco irá aplicando el cabezal de la máquina realizando cuatro pasadas en cada área. Dicho cabezal se encuentra inicialmente a unos -2 ºC y se irá calentando progresivamente hasta alcanzar unos 45 ºC aproximadamente. La sensación que se tiene es prácticamente como un masaje suave en las zonas menos sensibles, y como pequeños tirones en las zonas más sensibles.

Finalizada la sesión, la piel apenas enrojece. Entre sesión y sesión se deben esperar unos dos meses, esto es debido al tiempo medio que estudios médicos estiman como necesario para que todo el vello se encuentre en la misma fase, que será la adecuada para una nueva sesión de depilación láser. 

En esta primera sesión se elimina hasta el 60% del vello de la zona. Se han de esperar unas dos o tres semanas después de la sesión para apreciar los resultados, ya que se debe esperar a que el vello crezca tras lo cual el que haya sido eliminado caerá por sí mismo.

En definitiva, resulta un método con numerosas ventajas si se está considerando la posibilidad de realizarse una depilación permanente, ya que resulta menos agresivo que otros y nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza. #Moda #Calidad de vida #Mujer