Toda Mujer, comprende lo incómodos que resultan los días en los que se padece la menstruación. Aunque es algo evidente y esencial para nuestra naturaleza, existe una constante en la búsqueda de sentirse más cómodas, obtener una mayor simplicidad para así, pasar estos tediosos días de forma más amena. Es por ello, que los tampones desde su aparición, reciben una gran demanda y su uso cada vez es más habitual.  

¿Eres de quiénes utilizan tampones en sus ciclos menstruales? Quizás, ¿sientas que no puedes vivir sin ellos desde que descubriste su existencia? Sí, es cierto que pueden ser prácticos y cómodos. Pero, ¿son realmente saludables?

Hoy os contamos unos datos sobre los tampones que, quizás desconocías y te ayudarán a tomar una decisión más clara sobre su utilización:

Adiós al mal olor:

 Parece una tarea imposible, debido a la imposición de olores y sensaciones a los que se somete una mujer en los ciclos menstruales, pero, la cuestión es que el uso constante de tampones, no ayuda a la disminución o eliminación del mal olor.

¿Por qué sucede esto? la respuesta es fácil si analizamos un poco la situación. Llevar durante un largo tiempo un tampon colocado, provoca un exceso de filtración de sangre por los extremos de los lados hacia la parte exterior. 

¿Infecciones?:

Lo más cómodo del tampon es conocido por no ser necesario cambiarlo tan a menudo así como sucede con las compresas o salvaslips. Pero con esta acción estamos provocando una amplia exposición de bacterias que por consiguiente, pueden llegar a causar grandes represalias, tales como infecciones vaginales.

''Descuidos'':

Salir de fiesta, ir a reuniones o, simplemente estar pasando un gran momento y estar cómoda. Pueden ser la causa fácil de olvido a la hora de tener que ''cambiarse''. Si bien es cierto que dicen que no es necesario hacer a menudo cambios, y que podrían pasar hasta 8 horas desde el último cambio, estas horas pueden pasar rápidas y no darnos cuenta.

Vídeos destacados del día

Lo cual no sólo es incómodo, sino que atrae infecciones y coagulaciones insalubres. 

¿Lesiones?:

El colocar bien el tampon, es algo que toda mujer que los usa debe saber hacer. Y sí, son infinitas las ocasiones en las que, por cualquier circunstancia, se introduce mal. ¿Qué puede suceder? lo más probable en estos casos es que esta acción cause un daño considerable. Ya se han dado muchos casos en los que se presentaron lesiones en las paredes vaginales por una mala colocación del tampon

Recomendaciones:

Al colocarlo, seguir bien las instrucciones del fabricante así como hacerlo con delicadeza absteniendo las prisas. Así mismo como al retirarlo, hacerlo con suavidad. Ten en cuenta, que has de disponer del suficiente tiempo, las presiones, no son buenas.

Aunque ya estés habituada al uso de tampones en tus ciclos menstruales y, sea lo que utilices siempre, es recomendable que de vez en cuando te des un descanso. 

Te sentirás muchísimo mejor y cuidarás de forma eficiente y segura tu salud.