Todos hemos escuchado la regla de comer de todo un poco, es decir, comer varias clases de Alimentos en cantidades moderadas. Hasta ahora, habíamos oído que emplear esta forma de comer de “picoteo” ayudaba a nuestra dieta.

Permitirse porciones pequeñas de todo tipo de alimentos, incluyendo delicias como el helado y el tocino, te permite disfrutar de ti mismo y de tus placeres, al mismo tiempo que ahorras calorías, ¿verdad?

No necesariamente. Un nuevo estudio publicado en la revista PLoS ONE, explicó cómo los investigadores reclutaron a más de 5.000 hombres y mujeres adultos, y luego los siguieron durante un período de 5-7 años, examinando periódicamente acerca de sus dietas.

También rastrearon cómo sus cinturas (que mide la grasa del vientre) y pesos totales cambiaron con el tiempo.

Este estudio revelo también que las mismas personas que tienden a picotear, son más propensas a consumir alimentos menos saludables, tales como las carnes procesadas, postres y refrescos, en lugar de frutas y verduras.

Entonces ¿ya no puedo picotear nunca más?

Si te sientes muy débil ante la tentativa de visitar la nevera o despensa entre horas, podemos darte una serie de consejos para que no afecten a tu salud ni a tu peso.

 Consejo 1. Clasifica los alimentos del 1 al 5.

Cuando tengas ante ti un coctel o cena con amigos de picoteo, valora cada una de las tapas del 1 al 5, siendo 1 el más saludable (verduras frescas, ensalada, pescado fresco, poco aliño…) al 5 la menos saludable y que deberías evitar (fritos, picantes, elaborados, dulces…).

Vídeos destacados del día

Esta estrategia simple puede ayudarte a reducir el consumo de alimentos que añaden calorías adicionales.

 Consejo 2. Haz un presupuesto de tus compras.

En vez de presupuestar financieramente, limitar el número de alimentos que vas a poder picotear. Un estudio de 2013 de la revista Appetite, encontró que cuantas más veces se consuma un alimento sin mezclar con otros, mas potencias su sabor y experimentas otras formas de preparación, sin caer en el insalubre picoteo.

Así que si traes del supermercado varias golosinas diferentes a la vez a casa (helado, papas fritas, galletas y dulces,) es muy probable que probarás un poco de cada uno, lo que puede añadirte muchas más calorías que si tenías menos opciones o tentaciones disponibles. Prueba este truco por ti mismo para ver si afecta a tu consumo total. Por supuesto, el gasto de la compra será menor.

 Consejo 3. Combina bien los alimentos

Para crear el equilibrio y reducir el número de alimentos que comes en total, omitir algunas cosas para construir en otras.

Por ejemplo, si quieres patatas fritas, envuelve tu hamburguesa de pavo envuelta en lechuga en vez de un pan o bollo. La mayoría de las comidas favoritas de la gente son ricas en hidratos de carbono, por lo que la omisión de otros alimentos ricos en carbohidratos en la misma comida, tiene sentido.

Evita cervezas, refrescos o alcohol, que incremente engordar durante el picoteo o el de tapas. Es duro, pero recompensa.

 Consejo 4. Compra alimentos de  primera calidad

Haz una regla única para disfrutar después de consumir calorías de primera calidad, como dividir un postre después de comer proteína magra y una generosa porción de verduras.

Incluso si estás realizando un seguimiento de tu ingesta de alimentos religiosamente , centrarse en la calidad sigue siendo la clave. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Florida encontró que personas que comieron alimentos de origen vegetal en más cantidad, tenían medidas más pequeñas y menor porcentaje de grasa corporal que los que tenían ingestas bajas de los mismos alimentos, a pesar de que consumían aproximadamente el mismo número de calorías diarias. La clave fue la combinación de estos alimentos durante las comidas.Conclusión

Picotear con cabeza es la clave. Déjate guiar por el sentido común.