Llegaron las deseadas fechas de navidad: regalos, luces, villancicos y… ¡comida!

La cena/comida de empresa: un buen banquete, que nos lo hemos ganado y un día es un día…

La nochebuena y cena en familia: una noche que nos juntamos todos y todas es para disfrutar…

Nochevieja por todo lo alto: ¡qué es la última noche del año!

Y así una tras otra… cuando llega enero la cuesta nos cuesta el doble porque tenemos que subirla con unos kilitos de más.

Alejarnos de los excesos sin dejar de disfrutar es posible, aquí tenemos 5 normas que nos pueden ayudar a que el atracón sea menor y en definitiva nuestro cuerpo lo agradecerá:

Norma 1:

No vayas a la cena o comida con el estómago totalmente vacío.

Come de manera normal durante el día para no llegar hambriento/a al evento. Puedes comer un par de piezas de fruta antes de salir de casa y llegarás con menos ansiedad.

Norma 2:

Primero de todo, sírvete la verdura, después el pescado y la carne… así dejarás poco espacio para el picoteo o lo que no te conviene comer.

Norma 3:

Evita los refrescos y bebidas dulces, especialmente en grandes cantidades, ya que tienen muchísimas calorías y cero valor nutricional.

Norma 4:

¡El tamaño sí importa! no pidas raciones grandes o extra. Si lo que quieres es probar algo, mejor pide una sola ración y compártela con otra persona.

Norma 5:

Aléjate de las salsas, mantequilla, patatas fritas y Alimentos fritos, empanados o rebozados. Elige siempre carne o pescado que se haya cocido al vapor, a la plancha o al horno.

Vídeos destacados del día

 

Y finalmente no podemos evitar tomar esos deliciosos postres que nos ofrece  la carta. Vamos a ver un ejemplo y que sería la mejor opción:

Carta de postres:

- Pastel de queso con fresas.

- Bola de helado con arándanos y un poco de salsa de chocolate.

- Pastel de zanahoria.

 ¿Qué vas a tomar?

En realidad, aquí el helado es la mejor elección:

La porción de las cartas (una bola) no suele ser muy grande y la salsa de chocolate puede tener unas 50 o 60 calorías por cucharada; parece un postre especial, pero aporta menos calorías que los otros dos.

El pastel de zanahoria, aunque suena saludable, contiene todavía más calorías que el pastel de queso, que de por sí ya contiene muchas.

 Como vemos, con un poco de información se pueden disfrutar estos momentos culinarios inolvidables, sin que luego lleguen a pasarnos una gran factura… ¡a disfrutar de estas fiestas!