Ha saltado la alarma de la tosferina debido a los 3 bebés muertos desde el mes de septiembre y un cuarto infectado. Pero, ¿Qué es la tosferina? ¿Hay vacuna para tratarla? Si la hay, ¿Por qué se han visto afectados estos pequeños? ¿Cómo se detecta?

La tosferina es una infección bacteriana infecto-contagiosa aguda que afecta al aparato respiratorio, en especial a las vías respiratorias altas.

Es una enfermedad que afecta en especial a los bebés menores de seis meses. Generalmente se proporciona una vacuna a partir de los 2, a los 4 o  a los 6 meses de nacimiento del bebe según el calendario de vacunación. En algunos casos, para evitar la infección de los recién nacidos, esta vacuna se puede solicitar y suministrar del tercer trimestre de embarazo.

Los casos de los 4 bebés afectados, tres de ellos muertos, en los dos últimos meses se han producido porque los pequeños aún no habían recibido la vacuna. Por diferentes causas las madres no habían sido vacunadas en el tercer terciar de su embarazo y los bebés aun eran muy pequeños para que entrara en su periodo de vacunación.

Para detectar si tu hijo padece tosferina tienes que estar atenta a los síntomas:

Tos violenta en accesos y paroxismos que pueden dificultar la respiración.

Se contagia directamente por el aire de la persona enferma a la sana por tos.

Es muy contagiosa y puede afectar a cualquier persona no vacunada pero los bebés menores de 6 meses son más vulnerables

Normalmente los síntomas aparecen como un resfriado común: estornudos, mocos, fiebre y tos leves. Sin embargo del noveno al doceavo día los síntomas evolucionan pasando a una tos grave con una repetición alta.

Vídeos destacados del día

La tos puede ser tan grave que puede incluso ocasionar vómitos o una leve perdida del conocimiento. Además puede terminar padeciendo episodios leves de asfixia, a lo que, en ocasiones, se le suma la fiebre, diarrea y rinorrea.

En el caso de que se haya contagiado de tosferina y no este vacunado, se puede tratar con antibióticos. Aunque los bebés menores de 18 meses necesitan supervisión constante, los cuales además necesitan supervisión durante los catorce días que dura el tratamiento por el riesgo de una parada respiratoria por la tos. En tal caso el enfermero que los vigile debe estar aislado para evitar un posible contagio de la enfermedad debido a su alto nivel de contagio.

Para frenar esta enfermedad y prevenir los fatídicos finales que ha tenido estos meses la tosferina, el Ministerio de Sanidad ha comprado ya las vacunas que se precisan para vacunar a todos y evitar la alarma social.