Sólo faltan 35 días para #Navidad y ya estamos comiendo turrones y dulces. Las tentaciones gastronómicas acechan tus sentidos y no vas a ser capaz de controlar la situación. Conclusión: llegarás a Enero con algunos quilos de más y la moral por los suelos. 

Todo eso puede cambiar si le das la vuelta y pierdes peso antes de las Fiestas. Hay dos reglas de oro para conseguirlo en nuestra opinión: alimentación y ejercicio. Si te cuidas un poco ahora, llegarás a la Navidad con algún quilo de menos y podrás comer y beber sin remordimientos.

Elimina de tu dieta  

•    El alcohol y los refrescos llenos de azúcar que te aportan demasiadas calorías.

 

•    Dulces, pasteles…. Nada de empezar a comer turrones y polvorones antes de Navidad, por mucho que tu supermercado te tiente poniendo a tu paso mesas repletas de ellos.   

 Fuera la bollería de tu desayuno antes o durante el trabajo. Mejor un pequeño bocadillo con pan integral y a media mañana una fruta o un yogur 0/0. Tienes a tu alcance una gran variedad de productos lácteos sin apenas calorías, incluso con chocolate. También puedes tomar Smoothies o licuados de verduras con algo de fruta. No olvides beber la suficiente agua mineral para hidratarte y eliminar toxinas.  

    Procura no comer fuera de casa y si lo haces, empieza siempre por una ensalada o una sopa. Privilegia las verduras y las legumbres que te saciarán rápidamente y de forma duradera. Nada de fritos ni snacks para el aperitivo y olvídate de los postres dulces.

Vídeos destacados del día

Opta mejor por fruta del tiempo.  

•    Come a horas regulares y sobre todo, que tus cenas sean ligeras. El estómago es un músculo con la facilidad de agrandarse o reducirse. Si poco a poco vas restringiendo lo que comes tanto en cantidad como evitando grasas y azucares superfluos, lo reducirás y la sensación de hambre incontrolable entre horas desaparecerá.

Pon a raya el estrés

Cuando estás muy estresado te lanzas a comer todo lo que engorda pero que al mismo tiempo te supone una compensación emocional. Tu cuerpo lógicamente va a almacenar lo que no necesita y vas a engordar. En psicología esto se conoce como ‘quilos emocionales’ y son los más difíciles de eliminar.

Muévete

No utilices cada día el coche para ir al trabajo o apárcalo a unas manzanas para obligarte así a caminar. Hazlo a paso rápido y al llegar  olvídate del ascensor. Este ejercicio no te quita tiempo de tus obligaciones y te aseguro que va a resultar de gran ayuda para mantenerte ágil y además perder peso, o por lo menos, no aumentarlo.

Si usas el transporte público procura bajar una o dos paradas antes de tu lugar de trabajo y llegar andando. Olvida el ascensor y sube las escaleras.

No sé qué significa para ti la Navidad, para mí es un tiempo mágico en el que cualquier hecho extraordinario es posible. Un tiempo de reconciliación, de amistad y de amor, de alegría y de compartir. Aligera tu cuerpo y tu mente y prepárate a disfrutar este año de las mejores Fiestas Navideñas.