Muchas veces nos centramos en cuidar de una manera exagera algunas partes de nuestro cuerpo como nuestro cerebro o nuestro músculos y dejamos atrás otros sistemas importantes como por ejemplo el sistema óseo. Aunque esta parte de nuestro cuerpo es bastante fuerte y suele resistir bien el paso del tiempo, es esencial que la cuidemos y mimemos con la misma dedicación que al resto.

No siempre podemos gozar de buena salud ósea porque hay factores incontrolables como la edad o simplemente una predisposición genética, que pueden influir en una mala calidad y un mal funcionamiento de los huesos. Sin embargo, existen otros factores que podemos controlar y que también influyen en el bienestar de nuestro huesos como por ejemplo, una mala alimentación o el abuso del alcohol o el tabaco, una mala elección de zapatos (muy altos o demasiado bajos) o mantener un estilo de vida sedentario.

En este artículo quiero mostraros un par de consejos muy útiles que os ayudarán a mejorar y alargar la #Calidad de vida de vuestros huesos.

1. Vigila lo que comes. Para tener unos huesos sanos y fuertes lo ideal es comer alimentos que contengan grandes cantidades de calcio como los lácteos, las espinacas o las lentejas. Y también ricos en vitamina D como el pescado o la yema de los huevos.

2. Haz ejercicio diariamente. Al mantener nuestro cuerpo activo o al realizar algún tipo de actividad que requiera del esfuerzo por parte de nuestro cuerpo, estaremos fortaleciendo no solo los músculos sino también los huesos. Lo ideal es practicar ejercicio todos los días, aunque sea saliendo a dar una caminata de media hora.

3. Relájate y descansa. De acuerdo con Journal Evidence Based Medicine, una mala calidad del sueño influye y daña tanto nuestros huesos como la médula ósea, al reducirse de forma considerable la densidad ósea.

Vídeos destacados del día

4. Cuidado con lo que te pones. Ya he comentado anteriormente que el uso de un mal calzado es muy dañino para los huesos (sobre todo los de los pies y piernas). Lo más aconsejable es utilizar un zapato de tacón medio o bajo (pero sin ser excesivo) y que posea una suela lo bastante ancha como para proteger nuestro piel de la superficie sobre la que pisa.

Estos son solo algunos consejos para mejorar nuestra calidad ósea, pero la lista es infinita. Ahora solo hay que ponerse a ello ¿os animáis? #Google #Medicina