Al igual que en otros aspectos de la vida, el éxito o fracaso de la cosmética se debe a el boca a boca y las habladurías populares. ¿Cuántas veces se les pide consejos a madres, abuelas y sobre todo a amigas, sobre qué usar para nuestro tipo de piel? Pero aunque ellas sean muy sabias y a veces den con la respuesta idónea que necesitamos, es bueno asegurarse siempre de que la afirmación que nos están dando es la correcta.

 

Uno de los mitos más populares viene de la mano de las pieles secas. Muchas veces se tiende a pensar que una crema muy grasa y untuosa irá mucho mejor a una piel seca que una crema más ligera. Sin embargo, la grasa que llevan esas crema está ahí para ayudar a disolver los principios activos que ésta contiene, y aunque puede resultar adecuado para una piel extra seca, es aconsejable saber si nuestra piel sufre de desnutrición y por lo tanto necesita algo más fuerte o simplemente le hace falta un poco de hidratación con lo que una crema ligera hecha a base de agua podría erradicar el problema.

 

Otra "verdad" muy generalizada es que el uso de maquillaje hace que la piel se estropee y por lo tanto envejezca antes de tiempo. Si eso fuera verdad las modelos o actrices tendrían la piel de una señora de 80 años. Aunque es cierto que no es aconsejable llevarlo demasiado tiempo y que es imprescindible retirarlo por completo cada día con los productos convenientes, el maquillaje puede ayudar a proteger nuestra piel de factores con los rayos del sol que sí provocan un envejecimiento prematuro de la piel. O el frío, que puede hacer que nuestra piel se seque y se vuelva más áspera y sensible al contacto. En relación a esto también existe la creencia popular de que el uso de autobronceador puede afectar al estado de nuestra piel, sin embargo, estos productos no actúan a ningún nivel activo sino que simplemente se trata de unos pigmentos que tiñen la capa más superficial de la piel haciendo que esta cambie ligeramente de color.

Vídeos destacados del día

 

Espero que este artículo os ayude a empezar a contrastar un poco más lo que nos dicen, antes de tomar la decisión adecuada. ¿Conocéis otros mitos populares que en realidad son falsos?