Todos sabemos que los pies son los grandes olvidados de la cosmética y la belleza en general. Se tiende a pensar que son un parte fea de nuestro cuerpo a la que no importa si cuidamos o no. Sin embargo, como cualquier zona, necesita sus cuidados y sus mimos para lucir perfectos en aquellas ocasiones en que lo necesitemos o simplemente en el día a día.

Por eso debemos tener en cuenta algunas consideraciones que nos ayuden a tenerlos siempre perfectos.

Lo primero y fundamental es la elección de un buen calzado. El uso de un calzado inadecuado, demasiado alto o demasiado bajo, que no se ajusta bien a nuestro pie (demasiado ancho o demasiado estrecho) o que no se ajusta bien a nuestro tobillo, puede repercutir no solo en problemas a nivel pédico sino provocar daños en ligamentos o tendones que pueden acabar derivando en los ya famosos esguinces de tobillo.

Por otro lado, podemos sumergirlos en agua tibia con algún tipo de aceite esencial como el de menta, lavanda o jazmín. Esto ayudará no solo a relajar nuestros pies sino también a relajar nuestra mente ya que los aceites esenciales nos servirán y el alivio en nuestros pies, nos servirán como una buena sesión de aromaterapia.

Para estimular la circulación, mejorar el flujo sanguíneo y evitar la hinchazón alterna baños de agua fría con baños de agua caliente. Esto lo puedes hacer usando dos cuencos diferentes y sumergiendo los pies un rato en cada uno. No abuses del uso de calcetines o medias y deja que la piel respire, eso permitirá la renovación de las células. Además, intenta andar un ratito de puntillas para así estirar bien los músculos del mismo.

Otro consejo es tomar un poco de sol o vitamina D en cápsulas para favorecer la absorción de calcio y así tener unos huesos sanos y fuertes.Y por supuesto, no te olvides de hidratarlos y exfoliarlos por lo menos una vez a la semana porque así conseguirás eliminar todas las células muertas que puedan tener.

Vídeos destacados del día

Con estos sencillos pasos conseguirán tener unos pies bonitos y a la vez sanos y fuertes. ¡Y a presumir de pies!