En la actualidad la mayoría de los productos de belleza se encuentran fabricados a base de aceites esenciales y vegetales extraídos de la naturaleza, para posteriormente ser procesados y añadir algunos suplementos químicos, no obstante a ello ¿por qué no aprovechar estos aceites en su estado puro?, si sus virtudes y beneficios son aprovechados desde la antigüedad. Algunos de los aceites más populares son los siguientes:

Aguacate: Ayuda a combatir problemas en la piel como granos y estragos producidos por los rayos solares, repara y protege el cabello. De igual forma nutre, rejuvenece, suaviza e hidrata la zona donde se aplique, es absorbido fácilmente por el cuerpo.

Almendras: Fruto de textura suave y ligera absorción por el organismo, ideal para la regeneración celular y para dar flexibilidad a la piel, ya que posee un efecto hidratante, protector y nutritivo, ayuda a fortalecer las uñas y a restaurar el cabello quebradizo.

Argan: Gracias a sus propiedades nutritivas y regeneradoras por su alto contenido de vitamina E es considerado uno de los mejores antioxidantes de la piel, pues es capaz de retardar la degeneración y oxidación de la misma, brindando frescura a la piel.

Avellana: Es considerado un protector natural de grado 30 ya que contiene un factor natural UVA entre sus propiedades, además de esto tiene la bondad de controlar el cutis graso por su propiedad de regular las glándulas sebáceas.

Coco: Es ideal para reparar y fortalecer aquellos cabellos que se encuentren en estado de sequedad y ayuda a prevenir la caspa, haciendo lucir un cabello sano, radiante y abundante.

Vídeos destacados del día

Jojoba: Equilibra el Ph, hidrata profundamente el cuero cabelludo, permite darle brillo y fortaleza al cabello, actuando de manera eficaz contra su caída.

Manzanilla: Muy popular por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes. Sirve como aclarante (decolorante) del cabello de forma natural. El aceite de manzanilla, es utilizado especialmente atenuar las manchas y cicatrices que deja el acné.

Oliva: Recomendado para el cuidado natural del cabello y la piel, ayuda a disminuir los síntomas de la insolación. No obstante a ello combate las llamadas puntas abiertas o también llamadas “orquetillas” del cabello, fortaleciéndolo, hidratándolo y dándole suavidad.

Ricino: Es ideal para hacer crecer y poblar las cejas, si se aplica en las pestañas las hará más fuertes y largas, debido a sus grandes propiedades para mejorar los folículos y la cutícula de estos vellos.