Todos hemos soñado con dejar cara de asombro en nuestras parejas después de EL ACTO. Con ese halago de “eres un dios” o “eres una máquina, ¿dónde has estado todo este tiempo? Bueno, pues eso será un poco más fácil de conseguir con estos 5 pequeños trucos que todas las bombas en la cama siguen a raja-tabla.

Lo primero de todo es dejarse las vergüenzas en la puerta de la habitación. Los tabúes, complejos y preocupaciones por que “qué dirán” son nuestro enemigo cuando la cosa va de disfrutar. ¿Qué importa tener una estría donde antes no estaba si enseñarla te hace gritar? ¿y qué más da no tener unos abdominales como una tabla de lavar la ropa sin acabáis con la espalda llena de arañados del gusto? 

La comunicación es la clave.

Por ahora, al menos yo no creo en su existencia, no hay adivinos. Nadie tiene por qué saber qué nos gusta, y una de las funciones de nuestra boca en este caso es decir qué y cómo queremos algo. Pedir, rechazar o sugerir no solo nos alejará de la monotonía, sino que dará la información necesaria para que el encuentro sea plenamente satisfactorio. 

Innova en los preliminares. No todo es cuatro besos: narrar lo que queremos hacerle o le estamos haciendo (¡desatar vuestra imaginación!), disfraces, cuerdas, intercambio de roles, striptease o juegos con cera, por decir algunos. Internet ayuda mucho, y ver que el otro se molesta y se ha preocupado por innovar puede llegar a gustar incluso más que la práctica en sí (en caso de que su ejecución sea mediocre por ser las primera veces).

Ser un buen amante es sinónimo de saber satisfacer a nuestra pareja.

Vídeos destacados del día

Si centramos el encuentro en buscar y culminar nosotros olvidándonos de que esto va de dos (o más, para gustos los colores) no solo no estaremos siendo unos pésimos amantes, sino unos egoístas de campeonato. Recordad, no estamos solos. Porque si olvidamos que estamos en compañía acabaremos solos.

Llegar al climax no es el fin de la carrera, ni tiene por que ser la finalidad. Podemos no llegar pero aún así disfrutar con el proceso. De la misma manera que podemos llegar y seguir "en faena", existen los segundos round, y los terceros, y los cuartos... #Sexualidad