Se calcula que cada día perdemos entre 50 y 100 pelos, un proceso normal relacionado con la vida de cada cabello. Pero durante los cambios de estación es posible que la caída del cabello se acelere. Esto es así porque el cuero cabelludo es sensible tanto al frío como al calor.

El otoño es, pues, un momento delicado para el pelo, no sólo porque cambia la temperatura sino porque llegan deteriorados del verano, cuando han recibido múltiples agresiones, como las radiaciones solares o el agua del mar. Pero más allá de los factores estacionales hay otros elementos que pueden acelerar el proceso de caída. El estrés, una dieta poco equilibrada, algunas enfermedades, haber sido sometido a una operación, tomar algunos medicamentos o terminar de parir son algunos.

En cuanto a los remedios, y más allá de evitar el estrés, los expertos recomiendan comer:

  • legumbres,
  • espinacas y acelgas,
  • cereales integrales,
  • vísceras y carne,
  • yema de huevo,
  • marisco de concha,
  • anchoas,
  • sardinas y boquerones,
  • pistachos,
  • uva y mango.

La alopecia es una patología que, con un tratamiento dermatológico adecuado, puede tener solución.

Como existen muchas causas de la caída del cabello, lo más importante es diagnosticar correctamente el tipo de alopecia para poder proporcionar un tratamiento adecuado. La advertencia de los dermatólogos es no dejarse engañar por productos milagro que prometen un crecimiento de los cabellos casi de forma mágica. La solución es posible pero requiere tiempo.

Se pueden hacer tratamientos locales y orales combinados y también se puede hacer cirugía. Precisamente, el trasplante de pelo es un tratamiento que suele funcionar, aunque antes se pueden intentar otras opciones.

La dermatóloga Aurora Guerra explica: "Depende del tipo de alopecia, del sexo, del estado general y de otros factores. Hay que individualizar, pero hoy en día tenemos antiandrógenos (pastillas), lociones, láser, lamesoteràpia ..." .

Vídeos destacados del día

También el uso de determinados champús y vitaminas puede ayudar. Ahora las investigaciones se centran en el campo de las células madre. Varios equipos científicos trabajan para conseguir que las células del cuero cabelludo logren comunicarse con las de los folículos. Si fuera posible, se podría conseguir que el pelo creciera de nuevo allí donde había caído.

Mientras esta carrera no dé frutos, se puede recurrir a pelucas y postizos. Hay que elegirlos siempre de calidad, hechos de cabello natural y colocados por uno se especialista. Como explica Gemma Mas, asesora de ¡¿What Image?!: "También se puede recurrir a los implantes capilares". En el caso de las mujeres que vayan perdiendo pelo, Gemma Mas propone: "La mejor solución es recurrir a peinados de una tamaño medio o melena corta, y deshilachados o ligeramente crepados, que proporcionen más volumen en la parte donde hay menos pelo, que suele ser la parte frontal. También deben optar por tonos de cabello más claros, porque son más parecidos al color del cuero cabelludo ". #Investigación científica #Medicina natural #Mujer