Un grupo de investigadores japoneses de la Universidad de Osaka ha encontrado la forma de que los hombres que no puedan tener hijos por no poder producir espermatozoides sean capaces de hacerlo. La clave del estudio ha sido una proteína, gracias a la cual se arroja un poco de luz para la infertilidad masculina.

Hace años y años que se investiga la forma de poder revertir la infertilidad en los hombres y ha sido este estudio llevado a cabo en Japón el que ha dado con la respuesta. Podemos encontrar el estudio en la revista Science y en él se destaca el papel fundamental de una proteína, la calcineurina. Se trata de una proteína que se encuentra en el mismo esperma y parece ser la clave del éxito. Se trata de una molécula presente en los hombres que juega un papel importante en la regulación de la fertilidad masculina.

Eso sí, de momento el experimento se ha realizado sólo en ratones así que habrá que esperar un poco para saber si es igual de efectivo en seres humanos y más aún a que pueda estar el fármaco a disposición de todos. 

De hecho, esta proteína ya había sido identificada en el pasado, pero no se pudo entender el papel que jugaba exactamente y ahora han podido descubrirlo. De hecho en los testículos en sí existen varias variantes de la proteína y todas tienen papeles diferentes entre sí.  Uno de los trabajos de los investigadores ha sido diferenciarlas y elegir las más importantes de las cuales se han acabado centrando en dos.  

En las pruebas que se realizaron pudieron comprobar que si modificaban algunas propiedades de la calcineurina los ratones pasaban de ser estériles a fértiles. Una vez se ha modificado la proteína los espermatozoides se pueden mover con normalidad aunque antes no pudieran hacerlo.

Vídeos destacados del día

Es decir, que estos espermatozoides que en un principio eran inmóviles y no podían fecundar un óvulo, al modificarles la proteína ya pueden moverse y fecundarlo como en las personas que siempre han sido fértiles. 

Otra conclusión es que se podría hacer un fármaco anticonceptivo para los hombres. En el mismo estudio se ió que en ratones fértiles, modificando la misma proteína se podía lograr un efecto anticonceptivo a los 4-5 días de haber tomado el fármaco que modificaba la proteína y que este efecto se revertía haciendo que vuelvan a ser fértiles una semana después de haber dejado de tomar el fármaco. Teniendo en cuenta que esta misma proteína está presente en los hombres, los investigadores creen que en el futuro se pueda llegar a desarrollar un anticonceptivo masculino basado en la inhibición de esta proteína. #Investigación científica #Enfermedades #Calidad de vida