La pandemia del VIH podría tener las horas contadas. En breve, el Hospital Germans Trias i Pujols de Badalona, comandado por el doctor Bonaventura Clotet, iniciará la vacunación terapéutica en aquellos enfermos del SIDA que controlan su enfermedad por si mismos.

Sobre el Dr. Clotet, hay que mencionar que es el jefe de la Unidad de #VIH del hospital en cuestión, también es el director del Instituto de Investigación de SIDA IrsiCaixa. Además, colabora con distintas universidades de la capital catalana dónde imparte charlas y seminarios relacionadas con la pandemia del SIDA.

El Dr. Clotet, alaba la mejora y el buen uso dado a los retrovirales.

Los retrovirales son el tipo de fármaco utilizado actualmente para tratar la enfermedad. El objetivo del tratamiento con retrovirales es conseguir que el virus quede en fase "latente", es decir, dormido, para evitar que se propague y afecte negativamente al organismo. Sin embargo, a la larga, es difícil mantener toda una vida el virus controlado. Además, si el enfermo lleva años contagiado sin tratamiento previo, las posibilidades de éxito del tratamiento disminuyen drásticamente. 

Si el tratamiento con retrovirales se interrumpe por el motivo que sea o se hace mal, el virus toma más fuerza y vuelve a despertar. De alguna manera, el Dr. Clotet lo compara con un incendio, donde los retrovirales son el agua que se echa al fuego para apagarlo pero cuando se apaga el fuego aún quedan las brasas, siendo estas el símil del virus.

Vídeos destacados del día

Si no se apagan las brasas definitivamente el incendio puede volver a surgir. 

Con la vacuna terapéutica del VIH, el Dr. Clotet pretende apagar completamente esas brasas, es decir, aniquiliar el virus del VIH para lograr que el enfermo vuelva a estar sano.

El Dr. Clotet, además, en el seminario que inauguraba el nuevo curso de #Medicina en las universidades Autònoma de Barcelona (UAB) y Pompeu Fabra (UPF), se ha mostrado especialmente esperanzado con la idea de erradicar por completo el virus en nuestro planeta. El Dr. Clotet se marca el año 2020 como año clave para conseguir erradicar el VIH y para encontrar la cura definitiva de la enfermedad, frenando el crecimiento de la pandemia en el 2030.