Muchas mujeres disfrutan pintándose la uñas de colores atrevidos o simplemente del color que a ellas les gusta.  Incluso hay algunas que invierten un tiempo y una dedicación asombrosa para crear auténticas obras de arte en sus manos. Pero qué ocurre cuando después de tanto tiempo e ilusión invertidos, vemos que a los dos días nuestras uñas ya presentan síntomas como pérdida del brillo o que hemos perdido partes de nuestra manicura.

No hace falta decir que gran parte de la culpa la tiene el esmalte que usamos y su mayor o menor calidad. Con esto no quiero decir que haya que elegir esmaltes de gama alta pero es aconsejable buscar aquellos esmaltes que nos ofrezcan una mayor duración o que simplemente tengan gran fama en el mercado de la cosmética por su alta duración y calidad.

De todas formas, en este artículo os muestro otros cuatro consejos para conseguir que vuestra manicura dure perfecta más tiempo de la cuenta.

1. Aplica una base transparente antes. Es mejor que aplicar el esmalte encima de una base transparente que haga de barrera entre vuestra uña y el pintauñas elegido. Esto no solo hará que el esmalte se adhiera más sino que también protegerá vuestra uña y evitará que se vuelva amarilla con el uso continuado de este producto. Además provoca que la uña se vuelva una superficie lisa y totalmente uniforme por lo que habrá menos posibilidades de que nuestra manicura salga mal.

2. Hidrata bien tus manos. Parece una tontería pero una de las cosas que mejor hace que el esmalte aguante más tiempo, es tener las uñas bien hidratadas. Esto evita que tanto tu uña como el pintauñas se sequen y acaben por descascarillarse.

Vídeos destacados del día

3. Evita usar esmaltes pasados. Si un esmalte no está en las condiciones óptimas de aplicación esto afectará (y mucho) a su duración. Si veis que vuestro pintauñas está demasiado denso o que sus ingredientes se han separado, es mejor que lo tiréis y uséis otro nuevo.

4. Aplica capas lo más finas posible. Es mejor aplicar tres capas finas que una capa seca. La razón es que aplicando capas finas permitirás que éstas se sequen por completo y que por lo tanto se adhieran más a nuestra uña. Aplicar una capa gruesa solo conseguirá que nuestra uña se quede poco uniforme y con un alto grado de humedad.

Y hasta aquí los cuatro consejos más fáciles de llevar a cabo a la hora de mantener nuestras uñas perfectas. ¿Los pondréis en práctica la próxima vez? #Calidad de vida