Es bien sabido que la mejor manera de curar una enfermedad es prevenirla. Pero en pleno siglo XXI, adquirir hábitos poco saludables por la falta de tiempo y el estrés diario es más fácil de lo que parece. Además, se duerme poco, no se descansa lo suficiente y predomina el sedentarismo. De hecho, uno de cada cuatro catalanes no practica ejercicio físico de forma habitual, según un estudio de la Agencia de Salud Pública.

En vista de ello, y sumado a otros factores como los genéticos, prevenir la obesidad no es una tarea fácil. De hecho, la Organización Mundial de la Salud define la Obesidad como la epidemia del siglo XXI.

Hacer ejercicio físico y mantener una dieta equilibrada son los primeros pasos para intentar perder peso.

Sin embargo, hay personas que no consiguen su objetivo y han de ir un paso más allá. El estudio completo del paciente a través de un equipo multidisciplinar es imprescindible. Así lo aseguran desde la Unidad de Sobrepeso y Obesidad de Centro Médico Teknon, donde estudian factores como el índice de masa corporal (IMC) del paciente, el historial clínico y el perfil antes de recomendar el tratamiento más adecuado a su caso .

La cirugía, una opción para ayudar al paciente a perder peso

Cuando el índice de masa corporal es superior a 35, los especialistas pueden recomendar, tras un estudio concreto del perfil del paciente, una cirugía bariátrica para ayudarle a reducir el peso. Pero, como afirma el Dr. Alberto Diez Caballero, cirujano general de la Unidad de Sobrepeso y Obesidad de Centro Médico Teknon, "un cambio de hábitos global y una adecuada conducta nutricional seguirá siendo imprescindible".

Dentro de la cirugía bariátrica existen diferentes técnicas, como son la manga gástrica, el bypass o la banda gástrica ajustable.

Vídeos destacados del día

Reducir la capacidad del estómago para que el paciente coma menos y se adapte a un cambio de hábitos más fácilmente es el principal objetivo de estas técnicas. En el caso del bypass hay un mecanismo añadido para perder peso: al reducir el intestino, funcionalmente se busca disminuir en mayor o menor grado la absorción de los alimentos.

El primer mes después de la cirugía, el paciente comenzará a notar los resultados. El Dr. Juan Ybarra, endocrinólogo de la Unidad de Sobrepeso y Obesidad de Centro Médico Teknon, explica que "los beneficios más inmediatos son el control de la diabetes y la apnea del sueño, principales patologías asociadas a la obesidad mórbida".

Una cuestión más allá de la estética

Aunque muchas personas todavía relacionan la obesidad con una preocupación puramente estética, el Dr. Diez Caballero insiste en que se trata de un problema grave de salud que conlleva otras enfermedades, además de reducir la esperanza de vida y complicar el día a día del paciente. Las personas obesas ven como sus relaciones interpersonales se complican y su estado de ánimo empeora, de manera que se llega a generar crear un estado de frustración y, incluso, de depresión.