Una de las partes que más afectadas se ven por la llegada del frío en Invierno, es el pelo. Para solucionar este problema y evitar tener que pasar por la peluquería cada cierto tiempo, este artículo os presenta 7 formas distintas de proteger y cuidar vuestro cabello.

1. Intenta usar agua templada. Todos sabemos que en Invierno es difícil usar agua templada o fría para enjuagarnos el pelo pero éste nos los agradecerá. Si lo prefieres puede ducharte el cuerpo en la ducha y luego lavar tu cabello fuera de ella para que tu cuerpo no pase frío, así podrás usar el agua a una temperatura más fría de lo normal y favorecerás el brillo y sobre todo, la circulación de tu cuero cabelludo.

2. Hidratación, hidratación, hidratación. El invierno es una buena época del año para quedarnos en casa con una buena mascarilla hidratante en el pelo. Hidratar el pelo en profundidad evitará que este tenga frizz por la humedad o que tengamos que cortar para sanear las puntas.

3. Cambia de look. Con la llegada del frío es el momento idóneo para cambiar de look y optar por un corte recto. Este tipo de corte favorece que el pelo no se rompa tanto y nos aportará un extra de calor.

4. Masajea el cuero cabelludo. Al masajearlo conseguirás aumentar el riego sanguíneo por un lado y por otro eliminar células muertas que pueda haber. Si no te gusta hacerlo en seco puedes aprovechar ese momento para echarte una mascarilla exfoliante y masajearla. También puedes optar por aplicarte un aceite capilar como el de coco o el de jojoba y realizar un masaje con ellos, el resultado te sorprenderá seguro.

Vídeos destacados del día

5. Somos lo que comemos. Nada para tener un pelo sano, brillante y fuerte, como comer alimentos ricos en vitaminas, proteínas y zinc.  Por otro lado, beber suficiente agua al día, nos permitirá nutrirlo también desde dentro.

6. Usa un champú neutro. Muchas veces intentando usar champús para cabello graso o anti-caspa, cometemos el error de secar y debilitar nuestro pelo de una manera irreparable. Lo más aconsejable es usar un champú lo más suave posible con nuestro cabello y después aportar la hidratación o los tratamientos específicos que necesite con otros productos.

7. No abuses del secador. Aunque suene a tópico y sea muy difícil, es mejor no abusar del aire caliente pues éste reseca nuestro pelo. Intenta eliminar la mayor humedad posible antes de secarte el pelo y sobre todo no lo uses a la máxima potencia.

Aunque en este artículo solo se muestran 7 formas, lo cierto es que hay mil maneras de cuidar nuestro pelo en invierno. Como apunte extra os diré que evitéis llevarlo suelto en días de mucho viento y que os acostumbréis al uso de gorros y sombreros pues serán vuestro mayor aliado a la hora de mantener el cabello bonito hasta el verano.

¿ Y vosotros, cómo protegéis vuestro cabello del frío?