Gabriel X al igual que miles de personas que son portadoras del VIH en México sueñan con que llegue el día en que la tan anunciada vacuna contra el mal llegue a nuestro país.

 Luego de que hace unos días tras efectuarse la reunión de Onusida se anunciara que después de casi tres décadas de investigación; durante el 2016 se aplicará el remedio para el mal que en su primera etapa será cada seis meses y después cada año.

 "Haría cualquier cosa con tal de conseguir esa inyección. Quiero volver a ser el mismo de antes de tener el virus. Hoy vivo preocupado por todo, me asusta que una simple infección disminuya mi defensas y pueda morir.

La vacuna sería un regalo de vida".

 Gabriel X al igual de Alicia X cada día toman una pastilla para contrarrestar los efectos del virus, sin embargo los efectos que sienten a diario aseguran los limita en muchas de sus actividades. Confían que la vacuna no sólo eleve sus sistema inmunológico también terminen los dolores de cabeza que han padecido y que han notificado a su médico como un efecto adverso.

 Alicia X tiene dos hijos, es viuda. Su pareja falleció hace unos años a causa de la infección por el V.I.H. "Hoy mi familia está informada de lo que es la enfermedad, me tratan como a cualquier integrante de la familia, por fortuna mi estatus es indetectable. En ningún momento he dejado de tomar los medicamentos, mismo que me otroga el gobierno a través de un programa de atención a enfermos".

Vídeos destacados del día

 Aún no se saben los costos, ni la fecha de lanzamiento de la vacuna. Sin duda alguna este fármaco logrará fortalecer los programas de salud pública en todo el mundo.

 Las últimas versiones de Onusida apuntan a la experimentación y aplicación de la vacuna en enfermos de diferentes partes del mundo, dichos procesos conllevan a experimentar en pacientes la reacción y ventajas que provoca el medicamento. Las pruebas se realizan en pacientes de diferentes partes del mundo pues las razas y zonas geográficas influyen de manera determinante afirmó el Infectólogo Angel Arroyo.

 Se estima que en el continente americano 1.7 millones de personas viven con VIH, por fortuna las campañas de prevención y concienciación han logrado disminuir un 17% las nuevas infecciones entre el 2000 y 2014. Los decesos por el mal bajaron en un 29%. Juan X abogado de profesión sueña con que llegue el día de someterse al tratamiento. "Mi vida ha sido un nervio constante, pues en mi familia no saben lo que me sucede.

Cuando tengo que tomarme los medicamentos me escondo o bien meto las pastillas en frascos de cápsulas para hacer ejercicio a fin de que nadie sepa de que se trata", "Es duro tener que vivir en penumbras al no saber como van a reaccionar los demás si confieso de mi enfermedad", "Muchas veces me han dicho que delgado te ves y me asusto, no quiero llegar al final de mis días a causa de esta enfermedad"

 En contraste, Antonio X y Javier X están casados desde hace unos años. Antonio X vive con el virus. Desde que le diagnosticaron la enfermedad Javier X ha sido su apoyo incondicional pues a decir de Antonio nunca se ha sentido solo "Yo no sabría que hubiera sido de mí sin Javier. Aunque él no está contagiado, me hace sentir como alguien normal, como si no tuviera nada"

 Para ellos la moneda está en el aire, solo desean que su esperanza caiga del lado adecuado y que no tarde mucho en poderse aplicar la tan ansiada vacuna.