De acuerdo con un estudio realizado en Suecia el riesgo de sufrir un ataque de corazón se reduce en un 30% en comparación con las bebedoras de otras clases de cerveza e incluso de las que no beben nada de birra. Eso sí, con moderación. 

"Quien bebe cerveza vive 100 años". Aunque esta era una frase de un eslogan de los años 30 que no puede considerarse cierta sí que podríamos decir que tiene una parte de verdad ya que en el caso de las mujeres, les ayuda a proteger su corazón.  El estudio en cuestión se ha publicado en la revista Scandinavian Journal of Primary Health Care: "beber una o dos cervezas a la semana reduce en un 30% el riesgo de ataque al corazón." Para llevar a cabo esta investigación se necesitó una muestra de 1.500 mujeres.

"Beber sí, pero con moderación" - La primera recomendación de los investigadores es, por supuesto, beber con moderación. El estudio, programado para durar medio siglo, ha analizado hasta ahora los datos recogidos en los primeros 32 años, desde 1968 al 2000. Las mujeres seleccionadas debían responder un cuestionario sobre la frecuencia de consumo de cerveza, vino o licores y diversos síntomas físicos. Los resultados mostraron que 185 mujeres tuvieron un ataque al corazón, 162 un derrame cerebral , 160 diabetes y 345 desarrollaron un cáncer.

El objetivo de los investigadores era entender cómo las diferentes cantidades de alcohol ingeridas afectan a un número de #Enfermedades: ataque al corazón, derrame cerebral, diabetes y cáncer. Los resultados mostraron una relación estadísticamente significativa entre el consumo elevado de alcohol y el riesgo de un aumento casi del 50% de mortalidad por cáncer en comparación con los que bebían menos.

Vídeos destacados del día

Al mismo tiempo se vio que las mujeres que beben cerveza de forma moderada estarían más protegidas contra el riesgo de ataques al corazón en comparación con los que beben mucho o los que no beben nada. 

"Investigaciones previas sugieren que el alcohol en cantidades moderadas puede tener un efecto protector", dice Dominique Hange, autor del estudio. "Nuestros hallazgos tienen en cuenta - añade - otros factores de riesgo cardiovasculares, pero al mismo tiempo no podemos confirmar que el consumo moderado de vino tenga el mismo efecto." #Alimentos #Calidad de vida