Tomar café de noche rompe nuestro reloj biológico. Tomar cafeína a la hora de ir a dormir tiene un efecto sobre el cuerpo similar al cambio de zona horaria, algo parecido al jet-lag que se produce cuando viajamos a otro país con un horario distinto a nuestro país. 

Que el café nos desvela y nos hace permanecer más tiempo despiertos es algo que ya se suele saber, aunque también es verdad que no tiene porqué ocurrir siempre. Hay personas que toman una taza de café y no les afecta en su ciclo del sueño. Sin embargo, ahora se ha descubierto que a parte de este efecto también incide en el reloj biológico de las personas y que el culpable de ello es la cafeína.

 

Esto es lo que han confirmado un grupo de investigadores estadounidenses y británicos, en un estudio publicado en la revista Science Translational Medicine en el que se describe el mecanismo molecular por el cual la cafeína rompe el ritmo biológico. 

En dicho estudio los científicos estudiaron a tan solo cinco voluntarios durante un período de más de un mes y medio, sometiéndolos a distintas condiciones:

  • Una dosis de cafeína equivalente a dos espresso unas tres horas antes de ir a dormir, sin luz.
  • Dormir sin luz y sin cafeína.
  • Dormir sin cafeína y con mucha luz. 
  • Tomar cafeína y dormir con una luz intensa.

Es bien sabido que la llegada de la oscuridad produce una respuesta fisiológica a través de la hormona melatonina, que nos predispone a dormir, mientras que la luz tiene el efecto de retrasar esta actividad. La cafeína se ha demostrado que tienen el mismo efecto que la luz porque en los resultados obtenidos se observa que rompe el ritmo del reloj biológico al retrasar la llegada del sueño unos 40 minutos.

Vídeos destacados del día

La mitad del tiempo que les cuesta dormirse a las personas que van a dormir con una luz intensa.

Los investigadores también midieron la cantidad de melatonina en los pacientes para ver cómo reaccionaba con la cafeína y con la luz.  Básicamente marcaron células con genes específicos para que sean fluorescentes cuando los genes relacionados con el reloj biológico se activara. De esta manera, pudieron observar que la cafeína puede bloquear la hormona de los receptores de adenosina en las células, que normalmente promueve el sueño. 

Estos resultados pueden ayudarnos a entender mejor y tal vez encontrar algunos remedios para los trastornos del sueño relacionados con el ritmo circadiano. Así que un consejo sería no tomar café por la noche, pero sin embargo, si queremos viajar a un país en el que podríamos padecer jet lag sí sería conveniente tomar una taza de café por la noche para alinear el ritmo circadiano y la luz del país al que vamos.  #Medicina natural #Alimentos #Calidad de vida