Hace pocos días se conoció que se estaban buscando mosquitos tigre en los coches en las zonas en las que se ha establecido en España. Una medida un tanto extraña, aunque lógica para intentar parar su expansión. Ahora se ha conocido que se ha producido el primer contagio interno en España del virus Chikungunya. Sucedió en julio en Gandía (Valencia) y el caso había pasado desapercibido.

El paciente fue un hombre que tuvo que estar ingresado cinco días hacia mediados de julio. Sin embargo, y según apunta el diario El País, el caso pasó desapercibido hasta que el hombre de 60 años acudió a su médico de cabecera y le contó lo sucedido.

El médico sospecho y solicitó unas pruebas, las cuales dieron positivo para Chikungunya. Este virus es transmitido por cierto tipo de mosquitos entre los que se encuentra el mosquito tigre (Aedes albopictus), tan extendido en los últimos años en la península Ibérica, especialmente en la costa mediterránea. Se ha indicado que se pueden haber producido más casos locales que hayan pasado desapercibidos por las autoridades.

La enfermedad se caracteriza por ocasionar fiebres altas y dolores en articulaciones y músculos, así como cansancio, dolores de cabeza y nauseas. En la mayoría de los casos la enfermedad remite sola aunque los dolores articulares, que pueden debilitar al paciente, pueden quedar presentes durante meses o años. En muy pocos casos acaba en fallecimiento y por lo general sucede en pacientes con Enfermedades previas.

Vídeos destacados del día

El tratamiento consiste únicamente en tratar los síntomas que se presenten ya que no existe cura para el Chikungunya.

Según la OMS el virus Chikungunya es originario de África y Asia, incluida India, y se ha extendido ya a América y Europa. En Italia se produjo un brote de la enfermedad en el año 2007 que afectó a casi 200 personas y en Francia se dieron varios casos locales. La Organización Mundial de la Salud recomienda a los países que creen las capacidades necesarias para detectar casos de Chikungunya, atender a los afectados y reducir la presencia de los mosquitos que transmiten el virus.