La depresión es una enfermedad cuya rápida detección es de vital importancia y que afecta a más de trescientos cincuenta millones de personas en el mundo. Es considerada una de las principales causas de discapacidad en la población mundial. Si con ayuda de las nuevas tecnologías pudiéramos ayudar a detectar algún indicio de dicho estado, podríamos mejorar la calidad de vida de muchas personas.

Todo comenzó con un ensayo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Northwestern (en Evaston, EEUU). Como ya sabemos, actualmente existen herramientas que se utilizan entre la comunidad médica para monitorizar el ejercicio físico o la dieta de las personas.

Illinois propuso usar el teléfono móvil para además, detectar #Enfermedades como la depresión.

La investigación se realizó llevando a cabo un seguimiento en 20 mujeres y 8 hombres, con una edad media de 29 años. Para ello midieron la cantidad de minutos que cada uno de ellos utilizaban el smartphone, además de sus ubicaciones geográficas diarias.

Para las personas deprimidas se obtuvieron unos resultados de unos 68 minutos por día, mientras que para las personas no deprimidas los resultados fueron 17 minutos.

Lo más importante de todo esto es que, sin realizar ninguna pregunta, puede saberse si una persona tiene síntomas de depresión y la gravedad de éstos, afirmó David Mohr, líder del estudio. Esta sería una medida objetiva de la conducta relacionada con la depresión, y se está detectando pasivamente.

Vídeos destacados del día

Se pudo identificar con una exactitud del 87% las personas que poseían síntomas de depresión, asociada además con una menor movilidad geográfica. Con esto podemos comprobar la “falta de motivación” que poseen las personas deprimidas, que tienden a no ir a muchos lugares distintos, debido a esa escasa energía para salir y hacer cosas.

Toda esta investigación fue publicada en la revista “The Journal of Medican Internet Research”. Verdaderamente las nuevas tecnologías evolucionan a pasos agigantados, ¿Qué nos deparará el futuro?... #Investigación científica