A pesar de haber mejorado y avanzado en nuestra lucha contra los diferentes tipos de cánceres que existen, las estadísticas demuestran que las posibilidades de supervivencia no han alcanzado todavía el 100%. Aún existe la intranquilidad de saber si sobrevivirá o no la persona que padece un cáncer pues depende de la fase de desarrollo en la que se encuentre la enfermedad y el tipo de cáncer que sea.

Sin embargo, la luz al final del túnel parece encontrarse más cerca pues según se ha publicado en la revista internacional ‘Cancer Cell’, una revista mensual en la que se informa de todos los avances científicos concernientes a los cánceres, se ha descubierto un nuevo fármaco contra el cáncer colorrectal y el melanoma, un tipo de cáncer de piel, dos de los cánceres más comunes en la sociedad mundial.

El hallazgo lo ha realizado un grupo de investigadores internacionales (ingleses, belgas, húngaros y españoles) encabezados por el cántabro Piero Crespo, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y subdirector del Instituto de Biomedicina y Biotecnologia de Cantabria (Ibbtec).

El grupo de científicos ha dirigido sus investigaciones por un camino diferente al que se había tomado hasta ahora desde hacía 25 años y se ha centrado en encontrar un compuesto  que rompiera el vínculo entre la célula mutada y las sanas. De este modo, han hallado la molécula DEL-22379 que no sólo evita que la célula sana se reproduzca sino que también reduce el número de células malignas, es decir, que detiene y reduce el desarrollo del cáncer.

Se han realizado ensayos del efecto que este fármaco tiene en animales y hasta ahora han sido todo un éxito, pero aún deben realizarse más pruebas antes de utilizarlo en seres humanos pues, según declaraciones de Piero, la mayor parte de los compuestos antitumorales fracasan cuando son probados en las personas.

Vídeos destacados del día

Además, también se están realizando experimentos en procesos de cáncer de tiroides y páncreas.

Sea efectivo o no en seres humanos, “La verdadera importancia de nuestro hallazgo radica en el concepto. Mucho más que en el propio compuesto en sí mismo” ha declarado Piero Crespo que tras largos años de investigación ha abierto un nuevo camino en el que poder explorar a partir de ahora.