El cáncer de endometrio se puede detener por más de 30 años, incluso si las mujeres sólo las tomaron por unos cuantos años, de acuerdo a una gran revisión de estudios realizada alrededor del mundo en cuanto a la píldora anticonceptiva.

La píldora, según estudios profundos recientemente realizados, puede aumentar el riesgo de otros tipos de cáncer, sin embargo los investigadores encontraron en un estudio publicado en The Lancet Oncology que por cada 5 años una mujer que usa anticonceptivos orales reduce el riesgo de cáncer de endometrio, también conocido como cáncer de útero o matriz.

La investigación mostró que de 400 mil casos de la enfermedad fueron detenidos o hasta revertidos en el último periodo de 50 años; porque las mujeres habían tomado la píldora en ese momento.

Aproximadamente el 50 % de los casos fueron en esta última década.

Ya es un hecho que la toma de la píldora está vinculada con una reducción a largo plazo en el riesgo de cáncer de seno, y esto añade más datos sobre la duración del efecto generado por los anticonceptivos. Lo que demuestra que el riesgo de las mujeres de cáncer de útero se reduce por más de 30 años después de haber dejado de tomar la píldora. La píldora también puede afectar el riesgo de otros tipos de cáncer de la mujer, tales como: cáncer de mama y de cuello uterino, y por si fuera poco, las probabilidades de desarrollar cáncer de ovario, también disminuye.

Los investigadores revisaron los datos recogidos en 36 estudios realizados durante más de 50 años que incluyeron 27.276 mujeres con cáncer de endometrio, y 115.743 mujeres sin ella.

Vídeos destacados del día

Ellos encontraron que por cada 100 mujeres que toman la píldora, 1,3 mujeres se les diagnosticaban cáncer de endometrio, mientras que 2.3 de cada 100 mujeres que no habían tomado la píldora podrían desarrollar el cáncer.

Las hormonas halladas en las píldoras impiden un engrosamiento de la pared uterina, reduciendo las posibilidades de que las células anormales crezcan y se conviertan en cancerosas, por lo que se reduce el riesgo de la enfermedad; según dijeron los investigadores.

"Esto realmente ayuda a cuantificar de una manera a los médicos y a los pacientes pueden entender. Es muy importante para un paciente el darse cuenta de que existen tantos beneficios en el consumo de pastillas anticonceptivas."

Por otro lado, la investigación previa ha vinculado la ingesta de estrógenos a problemas de corazón, derrames cerebrales, entre otros; todos ellos relacionados con coágulos de sangre como resultado de un alto consumo de estrógenos. Lo irónico de todo esto es que la gente no las utiliza inicialmente para no preocuparse de que la píldora pueda llegar a causarles cáncer. Y a pesar de que los niveles de hormonas son más bajas en las modernas píldoras anticonceptivas, su poder para combatir el cáncer es tan fuerte como siempre. Además de eso, ahora último tenemos el menor riesgo de cáncer de endometrio, como valor agregado.