¿Quién no ha tenido el cabello seco en verano? Es maravilloso poder ir a la playa y practicar natación, pero los efectos del sol y de las aguas saladas y cloradas, hacen que se resequen y aparezcan las puntas abiertas. También como consecuencia de los agentes químicos externos, el cabello pierde vida y se vuelve de textura áspera, encrespado y sin brillo. Para evitar todo esto, voy a compartir contigo una serie de remedios caseros que te van a encantar.

  1. Mascarilla de aguacate y plátano. Es una fórmula perfecta para el cabello apagado y con falta de nutrición. Su elaboración es muy sencilla Se corta un plátano y se mezcla con un aguacate, hasta que quede una pasta uniforme. El plátano contiene minerales esenciales para el folículo piloso y el aguacate es muy nutritivo. Se deja actuar durante 30 minutos para lavar posteriormente con el champú habitual. Es importante enjuagar el cabello con agua muy fría para sellar las puntas.

  2. Mascarilla de yoghurt y huevo. Al igual que la mascarilla de aguacate y plátano, ésta es perfecta para cabellos encrespados y sin vida. Ambos ingredientes se mezclan, hasta que quede un producto uniforme. El huevo tiene una gran cantidad de proteínas, por lo que nutre el cabello desde dentro. El yoghurt contiene ácido láctico, que suaviza el encrespamiento. Se deja actuar durante 20 minutos y posteriormente se lava y se aclara con agua muy fría.

  3. Sérum de aceite de coco y aceite de oliva. Ambos aceites son perfectos para el cabello muy seco, sobre todo para las puntas. También son muy recomendables para cabellos teñidos y decolorados. El aceite de coco es muy hidratante y aporta agentes humectantes a la fibra capilar, mientras que el aceite de oliva, repara los daños de las planchas caloríficas. Una vez mezclados los aceites, quedará un líquido Al aplicar la mezcla, se deja actuar durante 30 minutos y posteriormente se lava y se aclara de forma normal. Notarás el cabello mucho más suave y manejable.

Además de todas estas mascarillas, es recomendable cambiar de champú cada semana e ir alternándolo.

No olvides tampoco, llevar un sombrero o una gorra, que proteja tus cabellos del sol. El sol es muy resecante, no solo para la piel, sino también para el pelo. Hay algunas aguas en zonas marítimas que contienen mucha cal y mucho cloro, por lo que es preferible, cuando se lave el cabello, enjuagarlo con la última agua, siendo ésta agua mineral embotellada.

Por último, si tienes el cabello largo, te recomiendo hacerte una coleta y evitar mojarlo en el agua de las piscinas. Notarás una gran diferencia.

Estos mismos consejos se los pueden aplicar los chicos para lucir también hermosos cabellos. ¡Aquí no se discrimina a nadie!

¡Feliz verano capilar, a todos! #Moda #Medicina natural #Calidad de vida