Esta fruta, antes de llegar a España viajó por medio mundo. Para llegar a su origen tendremos que viajar hasta China y viajar en el tiempo hasta el año 3000 a.C. Allí fue donde empezaron sus primeros cultivos. Se pierde un poco la pista de esta fruta hasta el año 400 a.C., fecha en la que, desde Armenia la introdujeron en la antigua Grecia y de ahí, se extendió al resto del continente europeo. De hecho, su nombre proviene de la palabra árabe "El-Barrquq".

Es una de las frutas que anuncian la llegada del verano. A primera vista, ya podemos ver y denotar que su aroma es suave, su piel anaranjada y, si la tocamos, nos traerá a la mente el tacto del terciopelo.

En su interior esconde una jugosa y dulce pulpa, fresca, muy nutritiva y baja en calorías. Contiene una cantidad muy elevada de agua, tanto como un 90%. Nos aporta grandes dosis de fibra que nos ayudarán a mejorar nuestro tránsito intestinal y tiene grandes efectos prebióticos ya es un excelente nutricionador de la flora intestinal. Es importante que la colecta de esta fruta se realice cuando esté realmente madura, ya que si no es así la concentración de nutrientes, tanto vitaminas como minerales es mucho menor. De hecho, el color anaranjado viene dado gracias a los antioxidantes que se forman en la maduración.

Algunos nutrientes que componen esta fruta son: la vitamina A (betacaroteno). Para ver un ejemplo gráfico de la cantidad de vitamina A que contiene el albaricoque, podemos decir que si ingerimos tres piezas de esta fruta, tendremos cubierta la mitad de la dosis diaria recomendada de vitamina A, básica para tener una piel tersa, huesos fuertes, un buen funcionamiento del sistema inmunológico, un buen estado de la vista y propiedades antioxidantes.

Vídeos destacados del día

También contiene minerales como el hierro. Un truco, si los dejamos secar, se convierten en lo que llamamos orejones, y la cantidad de hierro se concentra y aumenta de manera significativa.

Otros minerales son el magnesio que actúa sobre el correcto funcionamiento del intestino, del sistema nervioso y muscular. Tiene efectos inmunizadores y ligero efecto laxante. El calcio que ayuda a mantener una buena dentadura y un estado óptimo de nuestra estructura ósea. Aparte de ser, un aliado en la coagulación sanguínea. Como curiosidad comentar que este mineral es el más abundante del cuerpo humano.

Dos minerales menos conocidos, quizás porque suenen a metales y no a algo que forme parte de los seres humanos como el cobre y el cobalto son una parte importante de la formación d la hemoglobina y de los glóbulos rojos. También, embajadores del equilibrio del sistema nervioso.

A esta delicada fruta hay que evitar darle cualquier golpe, porque si este acontece, se acelera el proceso de maduración hasta llegar al punto de pudrirse, en uno o dos días y perderíamos todos sus beneficiosos efectos.

Es un excelente anti-inflamatorio de la mucosa intestinal, al mismo tiempo que nutren la flora intestinal de sustancias prebióticas, es también protector del hígado ante cualquier agresión hepática. Ha sido demostrado científicamente mediante un estudio comparativo, que, personas con hígado degradado a causa de un abuso de alcohol y otras que no tenían esta problemática y llevaban una dieta rica en componentes antioxidante como el albaricoque, sufrían muchas menos lesiones en el hígado.

Es un dermoprotector natural incluso en casos de psoriasis realiza esta función, reduciendo los efectos de esta anomalía en la dermis. Se aprovecha absolutamente todo, hasta la almendra interior del hueso. En cosmética se utiliza para extraer un aceite muy valorado.