CONSUMIR MÁS DE CUATRO CAFÉS POR DÍA PUEDE SER NOCIVO PARA LA SALUD

Algunos señalan que consumir cafeína no es una buena opción, mientras que otros establecen que ingerir cafeína nos aporta muchos beneficios. Entonces, ¿cuál es la realidad detrás de la cafeína? Miles de personas admiten ser adictas de ésta bebida, y es porque es una de las cosas más básicas a nivel alimenticio. Una buena taza de cabeza equivale a comenzar el día en excelentes condiciones, o renovar las energías luego de un día estresante, dictan muchas personas. No obstante, los expertos opinan que 400 miligramos de cafeína al día, es el equivalente de ingerir 4 tazas de café exprés, bebidas gaseosas, bebidas energizantes o mezclas de café, lo cual es peligro para la salud, sobretodo para las mujeres embarazadas o los menores de 18 años.

En consecuencia a esta investigación, en la Unión Europea se ha establecido un límite de dosis diaria de cafeína para las personas, sobretodo para aquellas que sufren de problemas cardiovasculares. Pero, a pesar que el café es una de las bebidas preferidas de las personas, muchos admiten ingerirla en exceso, ya sea por gusto propio o para mantenerse activos por más tiempo. Pero la realidad va más allá. Ingerir cafeína en exceso puede ocasionarte las siguientes dolencias en tu cuerpo:

- Migrañas, las cuales pueden extenderse por largos periodos de tiempo, e incluso acentúan a los que las padecen de forma natural y cronica

- Desórdenes del sueño (insomnio). Es ya conocido este efecto, pero puede tornarse no deseado, el café siempre se ha usado para mantenerse alerta y esquivar el sueño, y si bien esto no es 100% efectivo, se nos puede activar cuando no queramos.

- Afecta el sistema cardiovascular.

- Provoca el Síndrome de las piernas inquietas (o mejor conocido como el SPI).

- Aumenta el colesterol.

- Adicción. La cafeína puede resultar adictiva como muchas sustancias ya que ciertos compuestos nos pueden crear la necesidad de consumirlo biológicamente, todo esto sin tener en cuenta que nuestro cerebro puede ser adicto a ella como a cualquier sustancia o habito.

- Tiene efectos diuréticos (relacionados con la producción de orina).