La Universidad de Michigan y el New York Obesity Research Center de Mount Sinai- St. Luke’s Hospital han realizado un estudio según el cual algunos alimentos producirían una reacción similar a la de algunas drogas, provocando la falsa necesidad de seguir comiendo aunque ya no tengamos hambre y aunque sepamos que es perjudicial para nuestra salud.

La lista que han elaborado con los diez alimentos que más adicción provocan en las personas es la siguiente: pizza, chocolate, patatas fritas de bolsa, galletas, helado, patatas fritas, hamburguesas con queso, refrescos, tarta, queso.

¿Es posible que algunas comidas provoquen adicción en nosotros? Algunas personas creen que los alimentos ricos en grasas o azúcar pueden ser adictivos.

Sin embargo, quizá confundamos los términos “adicción”, “ansia por la comida” y “trastornos relacionados con la alimentación”.

Placeres como la belleza, la música, el sexo o incluso el ejercicio van ligados al aumento de la dopamina, causante de parte de nuestra felicidad. Uno más de estos placeres es sin duda los provocados por una comida rica al paladar. Consumir chocolate entra en conflicto con la necesidad impuesta culturalmente de limitar su consumo, lo que hace que se interprete como una adicción. A día de hoy no existen estudios científicos que nos aseguren que los alimentos incluyan mecanismos cerebrales comparables a las drogas de abuso.

Los alimentos modernos, que suelen ser muy procesados, son ricos en grasas, en azúcar y contienen una gran variedad de sabores y texturas para mejorar el gusto y la experiencia de comer, lo que refuerzan el comportamiento adictivo.

Vídeos destacados del día

Y por el lado opuesto encontramos que alimentos bajos en carbohidratos o con pocos añadidos no provocan ningún tipo de adicción en las personas.

Esto nos conduce a otras cuestiones de carácter ético, ¿cuántas personas habrán perdido su salud por comer de manera habitual la denominada “comida basura”? ¿Cuántas personas habrá en el mundo enfermas a causa de los productos creados en un laboratorio para incentivar nuestro consumo?

Para terminar, recordemos tan sólo que es mejor nutrirse que comer, alimentarse con una dieta variada y que en ello está el verdadero gusto.