Antes que nada quisiera aclarar que las dietas estrictas NUNCA son buenas para la salud. Siempre debe existir una dieta equilibrada en cantidades adecuadas para poder estar sanos y además mantener la linea. 

Lo mejor, engañar al hambre.  Aquí os dejo unos cuantos consejos para que empecéis a poner en práctica antes de adentraros en los bikinis y bañadores de  verano. Son consejos útiles para comer menos si el problema de vuestra pérdida de linea ideal es comer más de lo que deberíais y para apaciguar el hambre.

5 consejos para comer menos


Comer poco pero a menudo parece fácil, pero ¿cuántos de nosotros lo hacemos? Un café rápido en el desayuno, un aperitivo para la comer y por la noche que una exageración de comida porque durante el día hemos comido mal. No nos engañemos, esta es la forma habitual de comer de los españoles.

¿Dónde están esas "mini-comidas" durante el día? Son estas las que nos permiten tener el metabolismo más activo y no llegar a la hora de cenar con un hambre feroz. Importante: los aperitivos se deben elegir sabiamente. Frutas, cereales y verduras son excelentes para picar. Hay que evitar los bocadillos.

Tés en abundancia: el agua es buena y necesaria, incluso y sobre todo mientras hace dieta. Pero también es muy importante beber té de hierbas (que contiene agua más otros ingredientes), de esos que ayudan al cuerpo a desintoxicarse, para fortalecer el sistema inmunológico, etc. De hecho, en muchas de las dietas se incluye algún tipo de té como el de malva, menta o té verde que nos ayudan a tener sensación de saciedad en el estómago y el cerebro. Es aconsejable comer una manzana y bebe 2-3 vasos de agua antes de la comida o la cena para llenar el cuerpo antes de empezar a comer y así luego comer menos. Y después añadir un té.

Distraerse: aunque parezca una tontería hay mucha gente que come porque no tiene nada que hacer. Hay que poner solución a eso. Hacer cosas incluso cuando se va de paseo. Por ejemplo, si tienes la tentación de ir a comer sólo porque has olido un excelente aroma a croissant recién sacado del horno, métete en una tienda a mirar ropa, vídeo-juegos o lo que sea para distraer la mente. Es una terapia de shock pero es efectiva.  El mismo actor Matthew McConaughey, que tuvo que adelgazar 30 kilos para un papel admitió que no pensaba en la comida si se distraía de esta forma.

Planear las comidas: necesitamos reglas para seguir una buena dieta. Caer en la tentación es muy fácil, sobretodo si tenemos a nuestro alcance el pecado. Por eso debemos organizar bien la despensa y la nevera para toda la semana. Elige comida sana, incluso la de media mañana y media tarde. Al principio puede tu cuerpo te pida otro tipo de comida pero a la larga elegirás lo bueno de forma inconsciente. 

Deporte: no tienes que ser una deportista de élite pero es imprescindible andar 30 minutos a paso ligero mínimo al día. 

Siguiendo estos fáciles consejos tendrás mucho ganado.