El cuerpo humano necesita de energía para funcionar correctamente y los alimentos son la fuente principal para poner en marcha esa maquinaria corporal de la que esta hecha cada individuo. Desde las proteínas, el calcio, minerales entre otros; se opta por el consumo diario de suministros que hacen activar las condiciones fisiológicas de cada persona.

La carne es una fuente de proteínas, pero la ausencia de este rubro no es limitante para conseguir los albuminoides necesarios para el cuerpo humano, es por ello que la naturaleza brinda una variedad de opciones como la soya para conseguir las proteínas que necesitamos.

El consumo incesante de la carne trae como consecuencia enfermedades cardíacas, artritis crónica, diabetes entre otras, así como intoxicar el organismo con algunas condiciones inmunológicas que traen consigo los animales si no son tratados con los regímenes de salud impuestos por cada país.

Con el largo costo de la vida, en algunos países se mantiene la cultura errónea de consumir reptiles, que en ocasiones son capturados dentro de su vida silvestre; en cuanto a esto, La OMS, refiere que el suministro de reptiles como alimento, puede producir efectos secundarios en diversos grados de enfermedades por el riesgo bacteriológico que se encuentra presente en las especies.

En la reducción de ingesta del reino animal, se obtiene mejor calidad de vida; según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debe adecuar el régimen alimentario para evitar enfermedades relacionadas al corazón.

Vídeos destacados del día

El Organismo, recomienda el consumo de legumbres, vegetales, frutas y cereales para evitar contraer enfermedades crónicas.

Existen millones de personas en el mundo que son netamente vegetarianas, las cuales han basado su régimen alimentario en los frutos secos, vegetales y carbohidratos desde su nacimiento. Personas en las que se le han diagnosticado una amplia disminución de padecer enfermedades.

Pensar que cambiar la carne por vegetales suela ser poco atractivo visualmente, es tener poca imaginación. Existen excelentes combinaciones de ingredientes veganos que pueden llegar a ser fenomenales a la hora sustituir tu modo de vida alimentario.

¿Somos lo que comemos?

Los animales que son comercializados para el consumo humano, pasan por una serie de etapas antes de llegar a los comensales de cada hogar; desde la cría, el traslado, la matanza, el despiece, la conservación y la venta, llega a ser un proceso tedioso para cada ejemplar consumible, donde adoptan un estrés del que también son víctimas los humanos.

Analizando que el cuerpo humano no esta diseñado para el consumo de especies cárnicas, se puede ejemplificar que el intestino de cada persona es doce veces la longitud su estatura corporal, y el tránsito de la carne a través de este canal debería ser rápido por la descomposición de este rubro, trayendo como consecuencia indigestiones.

En relación a lo antes expuesto, se deben tratar las especies cárnicas con excipientes para conservarlas, de resto a los pocos días de su corte se observarían verdosas por el nivel de descomposición, es por ello que por muchos períodos se mantiene el color rojo por más tiempo. El catedrático de Microbiología de la Universidad de Complutense de Madrid, José Prieto, afirma que "España es uno de los países más afectados mundialmente por la existencia creciente resistencia bacteriana a los antimicrobianos consumidos".

Por su parte, el presidente de la Asociación Vegana Española (AVE), Francisco Martín, refiere que "si los individuos aceptan que son lo que comen y superan la dependencia de los animales para el consumo, el veganismo es la vía más ética, para gozar de una mejor salud, al respetar la naturaleza y los seres vivos que la componen. #Cocina