Es la reina de las hot flannels (toallas calientes, para quitar el maquillaje y exfoliar). Odia las toallitas desmaquillantes y todos los cosméticos que contengan aceite mineral. Ama los acid toners, término que acuñó para definir los tónicos exfoliantes que ayudan a "llevar el rostro al gimnasio". Es divertida, original y por supuesto, "sabe mucho".

Esta beauty guru se ha convertido, en los últimos años, en un referente absoluto para el mundo del cuidado de la piel. Conocida por su trabajo de asesora y consultora de marcas en la industria de la belleza, ha desarrollado cuidados faciales a medida y capacitado equipos a nivel internacional.

Británica hasta la médula (su amor por el té y por Duran Duran es infinito), Caroline Hirons (o Lady Hirons, para sus seguidores) imparte conocimientos acerca del cuidado de la piel en todas sus declinaciones, con fuerte personalidad y grandes cuotas de ironía.

Con más de un millón de visitas en su canal de Youtube, se comunica a diario desde su blog con miles de sedientas seguidoras que, por primera vez, encuentran respuestas reales y efectivas a preguntas como ¿qué diferencia hay entre piel seca y deshidratada? ¿qué puedo hacer para combatir el acné? ¿cuál es la rutina diaria ideal? ¿cuándo y cómo uso productos con SPF?

Cada día, un blog lleno de información y comentarios ingeniosos se abre paso entre fotos de familia (se autodefine como "madre de cuatro y esposa de uno"), fotos de viajes (como el que acaba de hacer a Los Angeles) y vídeos con una gran cuota humorística, como los que comparte con Ruth Crilly, de "A model recommends".

Vídeos destacados del día

Juntas, forman un dúo desopilante.

Si entiendes el inglés, puedes seguirla en su blog (carolinehirons.com), en su canal de Youtube, o por supuesto, en Instagram, Facebook o Twitter. Aprenderás como nunca trucos y secretos para tener una piel perfecta y además, pasarás un rato entretenido. Porque Lady Hirons no se queda atrás cuando se trata de dejar claro un punto con humor:

"Estás obsesionada con tus poros. Ellos no se abren y cierran como puertas. Dices que son enormes, me envías una foto, y yo no veo nada. No podemos ver tus poros. La única persona que puede verlos en primer plano es tu oftalmólogo -o tu novio. Tu oftalmólogo mira tus ojos. No tus poros. Y si tu novio está así de cerca de tí y nota tus poros? Es gay. O no se siente atraído por tí. O, como mucho, es un grosero. Piénsate bien esa relación".