La parte más nutritiva de la cerveza es la levadura de cerveza, el cual es uno de los suplementos dietéticos más ricos en proteínas de alto valor biológico y vitaminas del grupo B. Pero la levadura de cerveza no forma parte de la bebida que finalmente consumimos y sólo contiene pequeñas cantidades de estas vitaminas del grupo B y en especial de ácido fólico.

Una de las cualidades más interesantes que nos proporciona la cerveza es la prevención de enfermedades cardiovasculares, debido a que un consumo moderado de alcohol aumenta el colesterol HDL, es decir el llamado "colesterol bueno", y éste tiene un claro efecto protector cardiovascular, previniendo el riesgo de cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, accidente cerebrovascular o diabetes.

También encontramos a la cerveza una pequeña cantidad de polifenoles, que son unos antioxidantes naturales, que participan en la protección del organismo contra el envejecimiento provocado por la oxidación, y también actúan contra las enfermedades cardiovasculares, previniendo la oxidación del colesterol LDL, popularmente llamado "colesterol malo".

Debido al interés de las grandes marcas productoras de cerveza, se han realizado un gran número de estudios científicos y médicos para determinar las propiedades del consumo de cerveza, con resultados muy variados. Una serie de investigaciones realizadas en los años 90 llegaron a la conclusión de que el consumo moderado de cerveza podría estar relacionado con un retraso de la edad de aparición de la menopausia, ya que el alcohol aumenta el nivel de estrógenos en sangre . Otro estudio de la Universidad de Aberdeen y la Universidad de York, determinó que el contenido en fitoestrógenos de la cerveza, con una composición química muy similar a los estrógenos naturales, retrasarían una media de dos años la aparición de la menopausia. También se ha publicado que el consumo moderado de cerveza aporta una parte de la ingesta diaria recomendada de fibra soluble, recordemos que el consumo de fibra nos ayudará a evitar el estreñimiento, disminuir la incidencia de cáncer de colon y rebajar la hipercolesterolemia.

La cerveza contiene algunos minerales interesantes para el organismo, como el silicio, y en menor medida magnesio y potasio. El silicio participa en el proceso de formación de los huesos, es esencial para la calcificación, ya que promueve la formación del colágeno de los huesos, haciendo incrementar la densidad ósea, lo que nos puede ayudar a prevenir enfermedades como la osteoporosis.


La cerveza contiene aproximadamente un 90% de agua. Una cerveza contiene aproximadamente 100 Kcal. Esta no es una cantidad desorbitada de calorías, pero son las mismas que por ejemplo contienen 2 peras o 2 rebanadas de pan. Ahora bien, si queremos disfrutar de su sabor y sus propiedades nutricionales, pero sin las calorías vacías que aporta el alcohol, podemos optar por la cerveza sin alcohol.