A veces hacer ejercicio resulta rutinario, aburrido y puede llegar a faltar motivación para conseguir los objetivos propuestos. No todo se reduce a hacer movimientos repetitivos en un espacio cerrado. Se pueden practicar otras disciplinas, algunas de ellas al aire libre en las que la diversión, la creatividad y la motivación no faltarán. Te presentamos algunas ideas.

Telas aéreas o telas acrobáticas

Seguramente has visto este tipo de disciplina acrobática circense alguna vez. Son ejercicios armónicos, creativos y de mucha belleza visual. Este tipo de disciplina se ha popularizado y hay cada vez más lugares donde se imparten cursos.

Conviene tener cierta preparación física. A veces se recomienda la práctica de yoga para una transición más fácil a las telas acrobáticas. Requiere de mucha destreza, es un ejercicio muy completo en el que se trabajan todos los músculos del cuerpo; se adquiere fuerza, agilidad y flexibilidad.

Surf

Coger olas disparará tu adrenalina y convertirá el ejercicio en algo emocionante y vibrante con el aliciente añadido de estar en contacto con la naturaleza. Con el equipamiento adecuado se puede practicar todo el año. Ofrece beneficios tanto a nivel físico como mental. Tiene la ventaja de que se puede practicar en un rango amplio de edades. Entre los beneficios a nivel físico están la mejora de la coordinación y el equilibrio, además se trabaja la musculatura de brazos, piernas, abdominales, glúteos y el sistema cardiorespiratorio. A nivel mental es un magnífico desestresante y se trabaja la concentración.

Escalada

La escalada en muro es una práctica divertida con la que se genera mucha adrenalina.

Vídeos destacados del día

A nivel emocional es un ejercicio recreativo y mejora la concentración. A nivel físico se queman entre 1,000 y 1,500 calorías con una hora de práctica. Se trabaja el cuerpo de forma integral, se gana resistencia muscular, flexibilidad y se mejora la postura del cuerpo y la circulación.

Patinaje

Esta actividad es una forma de ocio muy integrada en las ciudades que ofrece muchos beneficios desde el punto de vista de la salud. Contribuye a mejorar el estado físico, se desarrolla el sentido del equilibrio y mejora las resistencia aeróbica. Se trabajan los músculos del tren inferior del cuerpo y parte del superior hasta los hombros. El deslizamiento protege las articulaciones del desgaste. La sensación es la de no estar realizando mucho esfuerzo físico, pero esta percepción es errónea. La cantidad de calorías que se queman en una hora es de unas 600 calorías.

Pole fitness o baile en tubo

Esta actividad ha pasado de ser una actividad que se realizaba en los bares de striptease a practicarse como un ejercicio con muchos beneficios para la salud.

Del pole dancing ha evolucionado hasta el pole fitness que es como se conoce. Es la combinación de varias disciplinas: pilates, yoga, movimientos propios del baile del tubo y gimnasia. Es una práctica de bajo impacto, al practicarlo se consigue fuerza, resistencia, coordinación y elasticidad. Moldea todo el cuerpo y a nivel emocional aumenta la autoestima, fomenta la desinhibición y la creatividad.

Se puede hacer ejercicio de forma que la desmotivación y el aburrimiento sean desterrados de los momentos en los que te dedicas a ejercitar tu cuerpo.