En diversos medios aparecen con frecuencia informaciones sobre supuestos efectos peligrosos de los hornos de microondas, sin embargo antes de hablar de cocinar o no con el microondas es bueno o no deberíamos saber cómo funciona.


Los microondas calientan los alimentos a través de ondas electromagnéticas en el rango de las  microondas. Estas ondas provocan una fricción entre las moléculas de agua del interior del alimento, generando calor. Este calor se transmite por contacto en el resto de las moléculas. Dicho de otro modo más coloquial, las microondas calientan porque hacen girar las moléculas de agua que están presentes en el alimento. Y las moléculas de agua, al girar, calientan por rozamiento a moléculas de otro tipo. La razón por la que los alimentos se calientan más rápido en el microondas que en un horno convencional es porque el calor penetra en el alimento con una profundidad de 2,5 cm. y se difunde.


Qué podemos decir a su favor



Los microondas no rompen enlaces químicos ni producen cambios en la estructura de las moléculas. Por lo tanto, aseguran que las reacciones químicas que se originan al calentar un alimento con el microondas son las que se darían con cualquier otra técnica convencional, ya sea con una olla o sartén. Es más, preserva más las vitaminas y nutrientes de los alimentos porque es menos agresivo.


La Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria declara como mito falso que los microondas sean peligrosos. La OMS (Organización Mundial de la Salud) declara que si se siguen las instrucciones del fabricante, los microondas son seguros y convenientes para calentar y preparar una amplia variedad de alimentos. Estas fuentes y otrs muchas, afirman que es saludable cocinar con microondas. Sin embargo, recalcan hacer un buen uso y considerar algunos aspectos como:
  • Asegurar un buen estado del microondas.
  • Evitar tratamientos excesivos a los alimentos ya que pueden provocar una pérdida de vitaminas y alteraciones en el gusto, aroma o textura.
  • Utilizar los recipientes y utensilios idóneos para calentar los alimentos.
  • Evitar que queden zonas del alimento sin cocer.
De hecho, no hay ninguna evidencia científica negativa en el uso de microondas. No existen documentos a día de hoy que aseguren que sea un objeto nocivo y mucho menos que los alimentos pasen a ser radioactivos como las "malas lenguas" dicen.


Así pues, de la documentación extraída se concluye que es saludable cocinar con microondas. Es más permite funciones como descongelar rápidamente los alimentos sin peligro de contaminación, cocinar alimentos sin añadir casi aceite, cocer las verduras para luego hacer una tortilla o un arroz... manteniendo la mayoría de nutrientes y vitaminas si se usa tal cómo indican las instrucciones.


No hay que preocuparse por cocinar con microondas, al contrario. Pero bueno, hay quienes no quieren usarlo y no tienen porque hacerlo. La #Cocina permite muchas técnicas distintas para lograr platos exquisitos y todo el mundo es libre de usar la que más les guste. Al fin y al cabo se trata de ¡disfrutar cocinando y comiendo lo que elaboramos!
#Investigación científica