El cáncer de colon es el carcinoma más frecuente si se tienen en cuenta ambos sexos en nuestro país.

Su aparición es favorecida por la falta de fibra en la ingesta de alimentos, el exceso en grasas, proteínas, carne y estreñimiento crónico. El colon es el lugar donde se almacenan las heces antes de ser expulsadas al exterior a través del ano. Al encargarse de esta labor, acumula sustancias de desecho, por lo que es un lugar propicio para que las bacterias sean capaces de desarrollar una lesión o cáncer. Por eso es importante reducir el estreñimiento, adoptando una dieta equilibrada con fibra que facilite el tránsito intestinal al máximo.

Resulta fácil de detectar, tiene un alto grado de curación y tarda mucho en desarrollarse.

Hoy en día hay métodos de detección precoz que es obligatoria a partir de los 50-55 años:

Pruebas de sangre oculta en materia fecal de alta sensibilidad: Consiste en un simple dispositivo encargado de detectar si hay sangre no visible a simple vista en las heces. Se puede pedir en las farmacias. Si el resultado es negativo, no hay motivo de preocupación. Si por el contrario diera positivo, sería necesario dirigirse al médico para acabar de confirmar las sospechas, dado que la sangre oculta puede significar otras patologías distintas y no tan agresivas.

Sigmoidoscopia: Puede realizarse después de obtener un resultado positivo en la prueba anteriormente comentada. Es más agresiva dado que el paciente se somete a una inspección interna sin sedantes. Se introduce un tubo óptico por el esfínter del ano al paciente y se observan las paredes del colon para detectar alguna anormalidad. 

Colonoscopia regular: Esta prueba es parecida a la anterior, aunque en este caso el paciente sí recive un sedante, ya que es más agresiva.

Vídeos destacados del día

Por último, estos breves consejos te ayudarán a reducir riesgos:

  • Procura llevar una dieta saludable y variada. Toma alimentos ricos en fibra (cereales, legumbres…), come fruta y verdura a diario y modera el consumo de grasas, azúcares y alcohol. Intenta reducir las ingestas de carnes y altas en proteínas.

  • Cuídate, mantén un peso adecuado y haz ejercicio cada día. No fumes.
  • Y, ante cualquier duda, acude a tu médico porque es la persona que mejor te puede informar acerca del cáncer de colon.