Cada vez se ven más desfibriladores en lugares públicos, por ejemplo universidades y centros comerciales, sin embargo parece que su ubicación no está basada en evidencias sobre la demanda que se dará. Investigadores del Inserm realizaron el rastreo de los lugares en los que se produjeron paros cardiacos de personas transeúntes en lugares públicos, entre los años 2000 y 2010 en París. Conclusión: los paros cardiacos son especialmente comunes en las estaciones.

Más desfibriladores en las estaciones: esta es la propuesta de los investigadores, a partir del resultado de su trabajo sobre los paros cardíacos en los espacios públicos de París.

Desde 2007, los desfibriladores están disponibles por toda la ciudad, situados al azar en lugares públicos. En un intento de mejorar su distribución, el centro de expertos "Mort subite" (Inserm, AP-HP, Universidad Paris Descartes), con la colaboración de la brigada de bomberos y el Taller de planificación urbana de París ("Atelier parisien de l'urbanisme", Apur) registraron la ubicación de todos los paros cardiacos que ocurrieron entre los años 2000 y 2010. Posteriormente, los investigadores estudiaron los factores que influyen en la distribución de estos accidentes. Los hallazgos aparecen publicados en la revista Circulation, de la "American Heart Association".

Se registraron durante este período un total de 1255 paros cardíacos en la vía pública, es decir, fuera de un hospital y de domicilios. Los investigadores los han situado de forma individual en un mapa de la capital dividido en 2020 celdas que incluyen información sobre la densidad de población, flujos de población y equipamiento urbano (estación de ferrocarril, escuela, centro comercial, museo ...).

Las estaciones, presentan más riesgo que los lugares turísticos de gran afluencia

El análisis de los datos muestra que no hay relación entre la frecuencia de los paros cardíacos y la densidad residencial en un área determinada. Sin embargo, cinco lugares destacan en particular: las cinco principales estaciones de transporte de viajeros de París. Por lo tanto, en menos de 1 % de la superficie de la ciudad se concentra casi el 20 % del número total de ataques cardíacos.

Curiosamente, lugares turísticos como museos y monumentos (catedral de Notre Dame, el Louvre y las exposiciones de la Porte de Versailles), tan frecuentados como las estaciones no están asociados con un exceso de paros cardíacos.

Vídeos destacados del día

Se trata de estaciones específicas donde la aparición de este tipo de accidentes es generalmente cinco veces mayor que en esos lugares frecuentados por los turistas.

Los autores son conscientes de las causas, sospechan el papel del estrés físico y psicológico generado por los desplazamientos y el transporte. A la espera de aclarar las consecuencias de estos resultados, según Eloi Marijon responsable de la investigación, "las estaciones de tren de París representan áreas en riesgo de paro cardiaco. Esto implicaría el aumento de la presencia de desfibriladores en esos lugares, en vez de tratar de homogeneizar en todos los distritos de la capital. Y, por supuesto, educar al público sobre el uso de estos dispositivos aunque muy rara vez se utilizan".