El estrés fue motivo de estudio para el austríaco Hans Selye en la Universidad de Praga, cursante de la cátedra de medicina, en la década de los años 30', quien dio un concepto que mantiene su percepción en la actualidad. Selye, definió al estrés cómo una respuesta del organismo a la adaptación de una situación tensa.

Nadie ha escapado de presenciar un episodio estresante a lo largo de la vida; bien sea en la escuela, el trabajo o simplemente en el hogar. Muchas son las recomendaciones que expertos han aportado para combatir el estrés que para algunos individuos se presenta a diario y para otros esporádico.

Estudios de la Fundación Champalimaud en Lisboa, coinciden en decir que la serotonina favorece la estabilidad anímica al aportar un estado paciente en las personas.

En ocasiones, el estrés desencadena ansiedad y el desahogo del mismo se podría situar en elegir por comer grandes cantidades de alimentos denominados "chatarra" hasta llegar a un nivel de saciedad de manera equivocada y que en la mayoría de los casos se convierten en otro malestar como la #Obesidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Estados Unidos es el país con mayor índice de obesidad y sobrepeso en el mundo. El Organismo internacional también refiere que el estrés laboral se afianza en países industrializados con un porcentaje entre 20% y 50%; lo que representa un peligro para la economía ya que disminuye la productividad de los trabajadores.

Para reducir los niveles de estrés, puedes incluir en tu dieta diaria los siguientes alimentos:

Avena: calma los nervios y favorece la concentración, por el contenido de vitamina B1, calcio entre otros nutrientes.

Vídeos destacados del día

Tiene la particularidad de brindar sensación de saciedad; por lo cual, la puedes apuntar en tu dieta diaria.

Arándanos: por su alto contenido en vitamina C, bloquea el daño celular que pueda estar ligado al estrés; ayuda en el tratamiento de alteraciones del ánimo, como el insomnio y la depresión.

Chocolate: preferiblemente los más oscuros, fungen como regulador del estrés, por su alto contenido de magnesio, mineral que mejora los niveles de tensión muscular.

Espinacas: con el nombre científico (Spinacea oleracea), esta verdura de hoja verde, colabora con la producción de serotonina que estabiliza el estado de ánimo en los individuos. En España, se sugiere suministrar en menor cantidad a niños; según la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Nueces: como físicamente se presenta en el interior de su cáscara, este fruto seco con estrecha relación estructural a la de un cerebro, forma parte de los alimentos que favorecen las funciones cognitivas de las personas.

Una dieta equilibrada y la realización de actividad física regular, contribuyen al bienestar de los individuos; la combinación de los mismos, ayudaran a reaccionar eficazmente frente al estrés. #Epidemia