La llegada del buen tiempo hace que la talla se vuelve una obsesión y comienza una carrera de fondo en la que solo, las más insistentes y con mayor fuerza de voluntad saldrán victoriosas. De repente, las capas de ropa se reducen y abrigarse ya no es una preocupación fundamental. Es entonces cuando todos los pequeños defectos salen a relucir y ocupan una parte muy importante de las preocupaciones femeninas, y cada vez más, también, de los hombres.

Los gimnasios se abarrotan de caras nuevas, muchas de las cuales dejarán de verse en las próximas semanas. Los centros de belleza y medicina estética también reciben muchas visitas nuevas. Para no tirar la toalla y no acabar formando parte de club de las causas perdidas, aquí tienes unos tips que podrán serte de gran ayuda.

En primer lugar, aplicar la autocrítica. Hazte algunas preguntas y procura ser lo más sincera posible contigo misma ¿Cómo todo lo sano que debería? ¿Realmente lo necesito? ¿Qué quiero conseguir? Y después, la clave que a nadie le gusta oír: Una alimentación sana y equilibrada acompañada de ejercicio físico.


Márcate un objetivo. Nada de aproximaciones. Busca la exactitud. ¿Cuántos kilos quieres perder? Ten presente que las dietas deben aportar un mínimo de 1.200 kilocalorías en el caso de las mujeres y 1.500 en los hombres


Hidratos, proteínas y grasas. No debemos excluir a ninguno. La moderación y el equilibro es la clave. Debemos evitar algunos alimentos, sobre todo los que no tienen ningún valor nutricional, estos son la bollería industrial, el alcohol, etc. A partir de ahora, cada vez que tomes una copa piensa que equivale a medio plato de paella.


No te dejes engañar por las dietas mágicas con resultados a corto plazo. Ante la duda, acude siempre a un experto. Lo más efectivo es acompañar la dieta saludable con ejercicio 2-3 días a la semana durante 40 minutos aproximadamente. Si no estás acostumbrada a una correcta alimentación, tu primero objetivo será cambiar tus hábitos alimenticios. No te saltes comidas. Si lo haces, llegarás a la siguiente ingesta con hambre y arrasarás con toda la comida del plato.


Para las más tecnológicas, existen aplicaciones que nos pueden ayudar a llevar un control y por lo tanto a mentalizarnos del objetivo que queremos conseguir. Algunas apps más populares para contar calorías son: "Myfitnesspal". Su gran base de datos de alimentos te aporta ideas para tus menús bajos en calorías.

Buenas noticias, porque es gratuita. Telva nos propone otra llamada "Nutrino". Esta aplicación funciona como un coach nutricional virtual y te marca un plan de alimentación personalizado todos los días de la semana para que comas sano en cualquier momento y lugar.

Y la revista Cosmopolitan nos sugiere "Runtastic Test de Nutrición" una app que se encarga de desmentir todos los mitos que giran en torno al fitness, la nutrición, la dieta y la salud. No podemos acabar este articulo sin repetir aquello que a nadie le gusta escuchar pero que es imprescindible tener presente para salir victoriosos de la Operación Bikini: paciencia y constancia.